Armani: Cultura y Moda como deporte

    Armani: Cultura y Moda como deporte

    934
    Compartir
    Museo Armani Silos

    Al momento de cruzar la puerta principal del museo Armani Silos, te envuelve el sentimiento de estar totalmente alejado del caos que define a la capital de la moda, Milano. Una ciudad con un ritmo de vida mucho más acelerado de lo que se esperaría, donde todos van en velocidad automática, donde un espresso sólo toma treinta segundos desde que se está ordenando hasta que se ha bebido por completo. Todo empieza con la inmersión al mundo atlético donde Armani ha estado presente a través de los años.

    Al caminar por un running track empiezas a escuchar el sonido de la fricción que un sneaker genera, pero con cierto ritmo, como si estuvieras en algún courtside dentro de un juego de la NBA. Mientras vas acostumbrándote a esto, aparecen minimalistas fotografías de atletas patrocinados por Armani, en blanco y negro, el cual hace ver el deporte como algo sofisticado y formalmente chic, clásico de Armani.

    El siguiente plano consiste en exotismos, esto muestra la gran influencia de oriente en el trabajo del diseñador. Desde el minimalismo característico de la cultura japonesa, hasta el detalle interminable de la cultura hindú. Se crea una fusión de culturas y estilos englobados por el destacable y elegante porte italiano.

    En otro plano se crea un recorrido similar a lo que el arquitecto Luis Barragán creaba en sus obras arquitectónicas. Poco a poco la retina y el pensamiento van acostumbrándose a ciertos colores y tonos que van preparando al visitante para una experiencia misteriosa e inolvidable. Donde te sumerge en todo lo que significa para el diseñador la paleta de colores; desde el uso de texturas, hasta los cortes, todo enfatizado por el uso del color.

    Por último se encuentra el área de easy wear, algo más prêt-à-porter, donde se ve una gran influencia del siglo XIX y XX. Cuando se acostumbraba que los hombres utilizarán un buen traje todos los días para la cotidianidad del trabajo, así como el clásico look de Chanel que fue un revival de esta tendencia, pero ahora enfocado en la elegancia y versatilidad de las mujeres combinando confortabilidad y simpleza, elemento principal que caracteriza a la ropa masculina.

    Un must es entrar en el archivo digital que se encuentra en este último piso, en donde se colecciona una base de datos que contiene más de 6 mil prendas y accesorios de todas las colecciones del diseñador italiano. Así como más de 1,500 fotografías y 350 sketches del proceso creativo que se lleva para la fabricación de majestuosas prendas. Un recorrido que en definitiva tienes que experimentar estando en la bella Citta di Milano.

    En colaboración con Mauricio Nagafushi– Amante de la moda, el arte y la arquitectura, ha viajado desde Seúl hasta Milano como embajador de la cultura mexicana; apasionado por el profundo misterio que nos revela éste mundo tan fértil en talento y versatilidad.

    “The difference between style and fashion is quality.” –Giorgio Armani

     

    Comentarios