El verdadero monstruo de ‘Lucy y el Monstruo’

El verdadero monstruo de ‘Lucy y el Monstruo’

313
Compartir

Cómo alguien que aspira a convertirse en un buen escritor, y sobre todo en un buen cuentista, quedé maravillado con la simplicidad que abre y cierra un universo con dos cartas, en primer lugar la de Lucy, una niña que deja de temer a su monstruo y otra la del monstruo, que desaparece pues ya no tiene un miedo del cual alimentarse.

Me refiero, por supuesto, a la magnífica obra de Ricardo Bernal titulada “Lucy y el Monstruo”.

La obra, nos da una lección valiosa a cualquier edad, y sobre todo valiosa para los niños: nuestros monstruos lo son hasta que nosotros decidimos que dejen de serlo. Sin embargo, esta obra ha causado indignación – al menos así le llaman ellos- entre madres y padres de familia por su inclusión en los libros de texto de la SEP. No comparto, pero sí entiendo esa indignación.

No tiene nada que ver con una supuesta perversión en el cuento, ni con una insinuada pederastia, incluso creo que el cuento puede llegar a prevenirla en la realidad, esta indignación tiene más que ver con que el cuento amenaza el poder de los indignados, esos monstruo ávidos de dominio, de miedo y control sobre sus hijos, esos monstruos que imponemos dioses imaginarios, que amenazamos con el infierno para infundir miedo, pues no sabemos compartir respeto y preferimos ejercer poder, ese que usualmente no tenemos entre nosotros pero que resulta tan tentador, tan adictivo cuando se acaricia.

No es entonces, un miedo al monstruo, sino un miedo a la libertad ajena lo que les indigna, a que no sólo sus pequeños, sino inclusos sus parejas y sus familias enteras descubren que basta con abandonar a ese psicópata para ser feliz, que un feminicidio se puede prevenir si le robamos el poder a ese monstruo, si  lo enfrentamos.

Les invito a leer este maravilloso cuento y valorarlo por ustedes mismos.

Comentarios