Justin Fashanu: Orgullo LGBT en el deporte

Justin Fashanu: Orgullo LGBT en el deporte

479
Compartir

En el año de 1990, el mundo del deporte, específicamente el mundo del futbol soccer se paralizó. El futbolista británico Justin Fashanu, se convirtió en el primer futbolista en declarase abiertamente homosexual ante los medios. Si en el presente el mundo del deporte aún tiene prejuicios y se muestra cerrado ante el tema de la diversidad sexual, hace tres décadas la situación era aún más compleja. Justin pasó a la Historia, pero por desgracia, su vida no tuvo un curso sencillo a partir de su declaración. Esta es su historia:

Nació el 19 de febrero de 1961 en Londres, Inglaterra, Reino Unido. Hijo de un abogado nigeriano y de una enfermera de Guyana. Sus padres se separaron y él y su hermano John fueron enviados a un hogar de adopción. Cuando Justin tenía seis años, él y su hermano fueron adoptados por Alf y Betty Jackson, criándose en Shropham, Norfolk.

Se dice que en su infancia y adolescencia, se interesó por el mundo del boxeo y pensó en iniciar una carrera profesional en este deporte. Sin embargo, el balompié fue finalmente lo que terminó por apasionarle. Comenzó a entrenar en el club Norwich City. En 1979 debutó de manera profesional en un partido contra el West Bromwich Albion. En 1980, ganó el premio Gol de la Temporada de la BBC en un partido contra el Liverpool. Eventualmente fue parte de la Selección Nacional Británica Sub 21. En 1981 fue fichado por un millón de libras por el Nottingham Forest, siendo el primer futbolista británico de color en la Historia de cotizarse en un precio tan alto.

En la década de los 1980s, su carrera en el futbol soccer se elevó por las nubes. Pasó por varios clubes, tanto británicos como extranjeros (estadounidenses, canadienses y australianos), convirtiéndose en uno de los ídolos de este deporte. Sin embargo, su vida personal lo ponía en el ojo del huracán. Como cualquier persona, Justin buscaba diversión y era común verlo en clubes nocturnos y bares. Sin embargo, Justin era homosexual y, naturalmente, acudía regularmente a establecimientos para público gay. Esto le acarreó rencillas con su manager, Brian Clough, quién le sugería discreción para que este detalle no afectara su carrera profesional.

Ante los rumores, presiones e insinuaciones de los tabloides británicos, en octubre de 1990, Justin se declaró abiertamente como gay durante una entrevista con el diario The Sun. Era el primer futbolista profesional en la Historia y en el mundo en realizar este acto de valor en un mundo totalmente homófobo y hostil como es el deporte. El encabezado del diario, desde luego, fue sensacionalista:

«Estrella del futbol de un millón de libras: SOY GAY»

Hubo reacciones diversas. Aunque afirmó que sus compañeros lo aceptaron sin problemas, a veces era objeto de comentarios mordaces. Incluso a veces, la multitud le gritaba insultos y le agredía al acudir a un partido. Su propio hermano llegó a conceder entrevistas donde se refería a Justin como «un paria». Los medios sensacionalistas lo tomaron como uno de sus objetivos, manipulando sus entrevistas donde lo vinculaban con políticos del Parlamento y otros escándalos más.

Su carrera profesional continuó a pesar de la polémica. En 1992 llegó a fungir como asistente de entrenador para el equipo Torquay. En 1997, se retiró de manera oficial el mundo del deporte. Sin embargo, Justin pudo destacar en otros medios. Tras una serie de polémicas por la censura, en 1992, Justin dirigió el programa radial Loud and Proud, de la BBC Radio, enfocado a orientar a jóvenes gay y lesbianas. En 1996, fue uno de los primeros memes de internet luego de que la BBC lanzara la encuesta para el premio de Personalidad Deportiva del Año a través de correo electrónico. Miles de personas votaron por el, pero los organizadores lo ignoraron en el veredicto final.

Pero la vida de Justin tomó un giro inesperado. En marzo de 1998, un joven estadounidense acusó a Justin de haberlo agredido sexualmente una noche en un bar. El joven afirmó que el ataque ocurrió en el apartamento de Justin en Maryland. La policía le interrogó, más cuando se giró la orden de arresto, Justin ya había huido a Inglaterra.

El 2 de mayo de 1991, Justin fue encontrado muerto en el garaje de una casa en Londres. Fue encontrado asfixiado con una soga. Una noche antes, había visitado un sauna gay. En su nota de suicidio, Justin declaró que el acto sexual con el joven fue consensuado, y que huyó a Inglaterra al estar seguro que se le consideraría culpable por ser homosexual:

 «Me di cuenta de que ya me habían dado por culpable. No quiero dar más vergüenza a mis amigos y familiares».

Lo cierto es que se manejaron diversas versiones acerca del destino del caso legal de Justin. Nunca existieron pruebas suficientes para acusarle de una agresión sexual y el chico que le acusó cayó en diversas controversias. Justin fue incinerado y depositado en el City of London Cemetery and Crematorium.

A partir de su muerte, Justin ha sido considerado como una especie de héroe o mártir de la diversidad sexual en el mundo del deporte. Ha sido nombrado uno de los 500 Héroes gay y lesbianas por The Pink Paper. En 2009, un club de futbol en Brighton fue nombrado en su honor. El equipo fue creado por Justin Campaign como un símbolo de lucha contra la homofobia en el futbol y hace activismo por la inclusión de jugadores homosexuales en este deporte. En 2017, Netflix lanzó la película biográfica Forbidden Games: The Justin Fashanu Story. En 2021, Justin fue incluido en el English Football Hall of Fame.

Han pasado años del suicidio de Justin Fashanu. Hoy en día, la presencia del futbolistas gay sigue siendo limitada (al menos que se definan abiertamente como gays). En camino aún es lento y escabroso en este medio. ¿Cuándo entenderán que el deporte del futbol se juega con los pies y que no importa un pepino lo que los jugadores hagan con su entrepierna?

Comentarios