Comprender la Libertad de Prensa en el sexenio de AMLO

Comprender la Libertad de Prensa en el sexenio de AMLO

240
Compartir

La «Libertad de Prensa», proviene de una época en la cual la principal plataforma de todos los medios de comunicación, era el papel impreso, esto a finales del siglo XVIII.

Es así que «prensa» esencialmente hace referencia a la imprenta, en la cual con un mecanismo de prensado, se podían fabricar miles de copias de escritos de variable extensión y con más periodicidad.

Que a partir de entonces, gracia a las noticias,  las personas pudieran conocer sucesos lejanos a su entorno, posibilitó el surgimiento de la Opinión Pública, que no es otra cosa que la forma de pensar de la población, respecto a cualquier tema.

Es aquí donde los gobernantes han metido las manos y hasta las patas. Pues a lo largo de la historia, quienes han intentado controlar o censurar a los medios informativos, también lo han hecho con el afán de manejar o suprimir a la Opinión Pública.

Más de 200 años después, el término «Libertad de Prensa»  incluye a medios impresos y electrónicos, cuyas publicaciones o emisiones,  son un derecho que debe ejercerse de manera responsable, pero principalmente de forma libre.

La Libertad de Prensa es libertad de expresión para los medios y  de información para el Pueblo, pero para esto se requiere que no exista interferencia del Estado, el cual constantemente se ve tentado a intervenir, excusándose siempre en el beneficio nacional, que para efectos individuales ha sido un éxito sólo para la élite en diversas épocas y países.

En el caso de México, desde el monopolio del papel hasta la propiedad del espacio aéreo (por donde viajan las ondas de radio y televisión) han servido como instrumentos de control para imponer la censura previa. Peor aún, los crímenes contra periodistas han sido la más terrible herramienta para silenciar a periódicos y noticieros.

En la actualidad, específicamente el sexenio de Andrés Manuel López Obrador, el cargo de presidente de México se ha convertido en una figura política hipermediatizada: Aparece en la tele, se le escucha en la radio, podemos leer sobre él a diario en todos los periódicos, miles de sitios web y además las redes sociales.

Sin embargo, este enorme poder de comunicación, queda reducido a un costoso aparato amplificador de ruido, desinformación y censura, usado por el presidente para controlar la Opinión Pública, no coartando a los medios de comunicación, sino desacreditando a aquellos que cuestionan o se oponen a sus políticas.

Esto mina la credibilidad y la confianza del público en las personas que comunican y los medios a los cuales representan, permitiendo que sea la voz del presidente la que predomine o incluso prevalezca, sin importar los hechos reales y muchas veces anulando la posibilidad de necesarios debates abiertos.

Por desgracia, en este contexto, la verdad es lo último que conocemos y los ejercicios de comunicación social, como las ruedas de prensa, que deberían servir a las instituciones de gobierno para informar al pueblo, terminan siendo sólo útiles al lucimiento presidencial y haciendo del ejecutivo, un obstáculo,  filtro o distractor de la realidad de los asuntos públicos.

 

 

 

Comentarios