Manifiesto Mexicano de Libertad: Contra la imposición moral católica

Manifiesto Mexicano de Libertad: Contra la imposición moral católica

241
Compartir

Por: Jeison Paul Silva Ponce 21 años, estudiante de Filosofía y Letras de la BUAP. 

En el transcurso de la historia de México han habido luchas que nos han regalado privilegios como sociedad, desde un gobierno autónomo, educación escolar laica y libertad de expresión, sin embargo a causa de la invasión Española iniciada con el “descubrimiento de América” inicio una emancipación que hasta la fecha sigue presente, pues a pesar de estos privilegios ganados con el transcurso historico, hoy por hoy el pueblo mexicano de 119,939,473 habitantes, (cifras dadas por el INEGI en 2010) en su mayoría practican o se declaran de fe católica, un 82.7 % de la población total sin contar los 10,076,056 provenientes del protestantismo, México es el segundo país con más creyentes católicos del mundo (Brasil, el primero) lo que indica que la mayoría de los habitantes poseen una formación católica que mayormente se da desde la infancia siendo muy difícil que se pueda decidir si se sigue esta creencia ósea una imposición de tradición. Algo muy parecido a lo que sucedió con la evangelización dada en la invasión española, la única diferencia es que en esta ocasión no hay violencia, no hay amenaza de muerte sino aceptas la creencia, y no hay una tradición originaria de creencia que eliminar. Siendo así el pueblo (a pesar de que no todos practiquen el catolicismo) tiene un comportamiento moral que es regido por la tradición católica, es decir, existen juicios de lo bueno y lo malo y ciertas creencias de recompensa o castigo si se llevan a cabo los actos sean buenos o malos. 

En este texto no se juzga la fe misma, sino se invita a pensar si las reglas que fundamentan los actos de los practicantes y los no practicantes, es decir su moral, se ajustan a la época en la que vivimos.

Lo invito a pensar, a imaginarse. Iniciemos de esta manera: ¿No siente que en su vida se le han inculcado muchas cosas? ¿Se dio cuenta que en algunas se le infundio miedo para que las tomara? Si usted es como yo y creció en una familia tradicional sabrá que el dogma católico exige un comportamiento “adecuado” donde no se pueden hacer ciertas cosas, no se pueden pensar algunas otras etc… ¿y qué pasa si no obedece? Así es, se le da a conocer que será castigado después de la muerte, cosa que teniendo en consideración todo el dogma no parece ilógico, es más, es convincente. Lo que sucede acá es que se empieza a perder la libertad de acto (si es que el miedo gana) la gente lo juzga, no es aceptable una persona como usted en la sociedad, hay que acatarse a la mayoría para sobrevivir, pero si, esto es solo parte de una creencia. 

¿Qué pasa si usted deja de seguir una tradición moral que inicio con una colonización del territorio? Principalmente estará concluyendo lo que destruyo una sociedad en el pasado, y si son más personas que se suman estará comenzando un cambio, pues las cadenas históricas que el pueblo ha cargado desde hace 500 años desaparecerán, en este instante hay muchas inconformidades en las personas con la sociedad y en este texto se da una idea general de lo causante, una moral católica, que hace que la gente se desprecie y no se acepte, pues encontramos bases para un comportamiento homofóbico, machista, retrograda y de desigualdad social en esta doctrina. Ya se puede dejar de creer y ningún sacerdote o la inquisición lo castigara o lo violentara, nuestros antepasados no pudieron hacerlo, lo aceptaron para sobrevivir, para que la sociedad permaneciera y el corazón Mexica permaneciera, y hoy en este texto se presenta la invitación, solo es su decisión. 

Fomentemos esa emancipación mental. ¡ANIMO SI SE PUEDE!

Por: Jeison Paul Silva Ponce 21 años, estudiante de Filosofía y Letras de la BUAP. 

Comentarios