Marchan, también, contra la comercialización del Orgullo Gay

Marchan, también, contra la comercialización del Orgullo Gay

1451
Compartir

CIUDAD DE MÉXICO.- Se le conoce como mercado rosa a aquél conformado por la comunidad LGBT+, en su mayoría hombres homosexuales, quienes seducidos por las políticas incluyentes de las compañías, tienden a consumir productos de cierta marca.

La comunidad LGBT+ es un reto para las nuevas empresas que deseen expandir su mercado, pues los gays somos fieles consumistas. Es por esto, que el pasado sábado 24 de junio, a la par que se celebraba la Marcha del Orgullo Gay en CDMX, 30 personas quienes se identificaron como parte del Bloque Feminista y de la Disidencia Sexo-Genérica, marcharon en contra de que las compañías nacionales y trans-nacionales se aprovecharan de la comunidad LGBT+ para expandir su mercado.

«Tu orgullo no nos representa, tu alianza con el poder nos causa asco. Con el poder político de los partidos y el gobierno, con el poder económico de las corporaciones y las marcas. Para ustedes sólo somos un botín, un nicho de mercado, moneda de cambio en sus maniobras por el poder», gritaron encapuchados y encapuchadas.

En un principio, contaban con un megáfono. Sin embargo, organizadores de la misma marcha se los quitaron y tuvieron que gritar a todo pulmón aquello por lo cual estaban protestando.

Señalaron que «la mercantilización de los afectos, la cultura de la violación, la centrificación de nuestros espacios y modos de vida; no olvidamos la apropiación de nuestras identidades ni la captación de nuestros movimientos por partidos políticos y marcas comerciales».

Añadieron, además, que todas las palabras de apoyo por parte de partidos políticos y de celebridades, no son más que palabras vacías para ganarse a un público que ha sido violentado desde su existencia.

Y es que, pensándolo bien, ¿se imaginan una marcha con carros alegóricos patrocinados por marcas de alcohol en el día de la madre? o, ¿una marcha patrocinada por empresas trans-nacionales el día del trabajo? 

La comunidad LGBT+ debe tener cuidado de no caer en las garras del capitalismo, pues este todo lo absorbe y convierte en producto para consumo rápido.

¿Es acaso nuestra cultura gay un objeto de fácil consumo? 

 

Comentarios