María de los Ángeles Moreno Uriegas (1945-2019) Un clóset con la puerta...

María de los Ángeles Moreno Uriegas (1945-2019) Un clóset con la puerta entreabierta

184
Compartir

(Ciudad de México, 15 de enero de 1945-Id. 27 de abril de 2019)

Era hija de médicos, que fueron pioneros en la seguridad social, ellos tenían un pequeño hospital y una escuela de enfermería que María de los Ángeles terminaría por administrar. Su padre fue de raigambre sindicalista, en el sector salud, creó una red de clínicas en muchas entidades del país, un área de formación.

Ella al igual que su hermana fueron a una escuela mixta y desde muy pequeñas, sus padres les inculcaron los valores del servicio público y la preocupación por las cuestiones sociales y laborales.

Economista egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, realizó un posgrado en Planeación Socioeconómica en el Institute of Social Studies, Netherlands University Foundation for Internacional Cooperation en La Haya, Países Bajos y además tenía un diplomado sobre economía y relaciones internacionales en la Universidad de Harvard.

María de los Ángeles era una apasionada del canto, que la distraía y le infundía de energía los fines de semana en que se reunía en su congregación religiosa para alabar cantando, para compartir su alegría mediante la música, a pesar de ser una mujer religiosa, reconocía el valor de la laicidad del Estado y la defendió incluso ante el primer mandatario en turno. Lamentablemente tanto su religiosidad como su vida política le impidieron salir del clóset, pues se jugaba mucho con ello.

María trató de ser una mujer honesta, lo más que se podía fue una política prudente, una profesional inteligente, destacada y eficiente. María Elena Chapa, la recuerda como feminista:

“Fueron estas mujeres quienes avalaron desde hace mucho tiempo el proceso despenalizador del aborto; las mismas que se levantaron contra la esterilización forzada en la época de José López Portillo; y ahí estaba Ma. De los Ángeles Moreno Uriegas, mucho más que pionera, que si lo fue, tenía una fuerza interna que yo conocí de sus labios muchos años después.”

Fue miembro del PRI desde 1970. Como parte de su carrera política dentro del partido destacó su labor como subdirectora del IEPES; vicepresidenta de la Liga de Economistas Revolucionarios; miembro del Consejo Consultivo de la Confederación Nacional Campesina; así como del Consejo Consultivo y de la Comisión de Honor y Justicia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI. Fue coordinadora de las campañas de los candidatos a diputados de representación proporcional a la LV Legislatura del Congreso de la Unión de México (1991); y miembro fundador de Cambio XXI, Fundación Luis Donaldo Colosio.

El activista por la diversidad sexual del Estado de Nuevo León, Mario Rodríguez Platas, la recuerda de esta manera:

“Su característica principal lo eran su porte elegante y su elocuencia feroz, clara, nítida… producto de su vasta cultura.
A María de los Ángeles Moreno, difícilmente la podías sacar de sus casillas o estar fuera de foco para las cámaras de fotografía o TV que la seguían por donde ella se desplazara.”

En la Administración Pública, María de los Ángeles Moreno fue subsecretaria de Programación y Presupuesto, titular de la Secretaría de Pesca, lo que la convirtió en una de las dos mujeres en alcanzar el gabinete en 1988.

Permaneció en este cargo hasta 1991, cuando se incorporó a la Cámara de Diputados. Allí presidió la Comisión de Programación, Presupuesto y Cuenta Pública hasta abril de 1993, cuando fue elegida presidenta de la Gran Comisión y con ello, coordinadora del grupo parlamentario del PRI.

Posteriormente ocupó la Secretaría General del Comité Ejecutivo Nacional del PRI. Ese mismo año fue electa Senadora por el Distrito Federal y en diciembre se convirtió en la primera mujer en desempeñar la Presidencia del Partido Revolucionario Institucional, bajo la presidencia de Ernesto Zedillo hasta 1995 y cumplió el resto del sexenio como senadora.

Al terminar el cargo, en 2000 fue electa a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, donde coordinó la bancada del PRI. En 2005 toma protesta como presidenta del Partido en el Distrito Federal. En 2006 se convirtió nuevamente en senadora, presidiendo la Comisión del Distrito Federal.

En el 2010, su participación en contra del Matrimonio Igualitario, despertó suspicacias, leyéndose entre líneas lo que era un secreto a voces, en un artículo bajo la pluma de Alejandro Britto:

“Matrimonio gay, sí, pero sin adopción”, fue la condición impuesta por algunos legisladores del propio PRD y del PT para apoyar la iniciativa de David Razú. El dictamen presentado al pleno de la ALDF establecía en el Artículo 391 que no procedía “la adopción cuando los cónyuges o concubinos sean del mismo sexo”. El candado a la adopción también fue materia de negociaciones con legisladores del PRI para buscar su apoyo y, en caso de no conseguirlo, evitar por lo menos que se aliaran al PAN, que se empeñaba en impedir el dictamen de la Iniciativa y su discusión en el pleno. Los cinco diputados del PRI que al principio apoyaban la propuesta de reforma fueron reconvenidos por su dirigencia (se menciona paradójicamente a María de los Ángeles Moreno) para abstenerse de hacerlo, muy en consonancia con su nuevo perfil de partido conservador-pro Vaticano-en busca de la Presidencia”.

Amante de los animales, María tenía varios canes a quienes quería y consentía mucho, esa era parte de su vida íntima que pocas veces dejaba ver, pues era muy celosa de su privacidad. Distinta fue la lectura que le dieron los activistas LGBT afiliados al PRI, como señala Mario Rodríguez Platas:

“Fue en la discusión de la iniciativa de la Ley de Sociedades de Convivencia, siendo la Coordinadora del PRI en la ALDF. En esos momentos de álgidas discusiones, traiciones y desencuentros por esa iniciativa que le reconocía derechos a la comunidad LGBTTTQ, María de los Ángeles mantuvo su posición de apertura y cierre, estirando, hasta donde era posible, la negociación política para no romper con la discusión de una cuestión que era esencial en la vida de un sector de la población de la ahora Ciudad de México.

María de loa Ángeles, siempre elegante, siempre directa, entabló una amistad -desde entonces con Enoé Margarita Uranga Muñoz (quien años después, promovería [2011] como diputada federal, la reforma constitucional en materia de derechos humanos y que daría pie a que los y las integrantes de la Comunidad LGBTTTQ del país, podamos ejercer nuestro derecho al matrimonio en todo el territorio nacional mediante un Amparo, Acciones de Inconstitucionalidad o por modificación de las leyes estatales) y un vínculo como vehículo para alcanzar acuerdos políticos con los y las hombres y mujeres del poder en México.”

Al mismo tiempo que se entreabría la puerta del clóset, entre líneas, María de los Ángeles hizo suyo el lema “feminist first”, primero era feminista, o por lo menos así quedo retratada en un recuerdo de Enoé Uranga:

“Con ella mucho construimos, aquí sólo apuntaré tres cosas:
-Fue una aliada firme en el Senado cuando impulsamos la reforma Constitucional en DDHH.
-Juntas hicimos el trabajo de articulación Parlamentaria fundamental para la defensa del Estado Laico, la reforma al artículo 40 y el estratégico apuntalamiento del artículo 24 de la Constitución (por cierto en ese camino, junto con varias ONG y personalidades, a impulso y convocatoria de ella fundamos una organización llamada República Laica…).
-En su momento, ella fue determinante en el trabajo que hicimos como sociedad civil al interior de la Internacional Socialista para frenar el avance de las reformas estatales vs el derecho a decidir de las mujeres.

La conocí en mi juventud, de aquella época al día de hoy mucho pasó… con lo que se tejió una cercana amistad. Su casa y la mía fueron espacio de largas reuniones para imaginar travesuras políticas juntas. Tuve la fortuna de verle varias veces en ésta etapa final de su lucha personal, así que nos dijimos todo lo que nos teníamos que decir, pero igual lo digo aquí: ella fue una muy querida amiga que personalmente me va a hacer mucha falta. Ya me hace falta”

En el 2018 publicó junto con Luis Ángeles “Los riesgos de la democracia” con algunas reflexiones propias para estos momentos:

“Los nuevos enemigos de la democracia son el populismo y el mesianismo, que pueden ‘vender’ fácilmente un paraíso construido mediante cualquier vía, incluido el miedo que imprime fe en los dogmas, el fervor de sus acciones y el proselitismo de sus fieles.
En el otro extremo, el neoliberalismo puede también constituir otro enemigo si el Estado sólo puede intervenir para favorecer las libres fuerzas del mercado y mantener el orden público.”
“Existen peligros para la democracia derivados de dos culturas contrapuestas: la gerencial o tecnocrática de la derecha y la vieja populista de la izquierda.””

Murió después de haber luchado contra el cáncer durante mucho tiempo, su cuerpo fue velado en García López del Pedregal, a ella llegaron dos de sus muy grandes amigas: Beatriz Paredes Rangel y Dulce María Sauri.

 

Comentarios