¿Semen en la cara? 3 recetas para lucir una piel radiante y...

¿Semen en la cara? 3 recetas para lucir una piel radiante y llena de vida

1518
Compartir

Es natural, orgánico, viene de ti y ayudará radicalmente a tu piel, a lucir más suave, firme y radiante. Contiene minerales, proteínas y antioxidantes, y lo mejor es !que no te costará ni un centavo! seguimos hablando de la semilla, el elixir de la vida.

¡Comencemos con las recetas!

El material primario para este ritual de belleza obviamente es tu semilla que propiamente podrás ordeñar directamente desde tus ubres, (aunque también puedes salir en busca de un buey que quiera ser ordeñado y darte la lechita para tus hot cakes.)

En realidad, el semen por si mismo ya es un excelente producto de belleza para la cara, ayudará a combatir los signos de envejecimiento y las marcas de expresión, además de dejarla sumamente suave. Pero si lo que quieres es conjugar con otras materias primas relacionadas a la belleza aquí te dejamos 3 recetas con las cuales podrás comenzar tus rituales de rebobinacion.

1.- Mascarilla de semen para piel grasa

Ingredientes:
Semen.
Una yema de huevo.

Modo de preparación:
En un recipiente mezcla una yema de huevo y la leche, bate con un utensilio de madera o plástico (no de metal) o con tus dedos y unta en tu cara por 40 minutos. Enjuaga con agua tibia.

2.- Mascarilla de semen para tonificar

Ingredientes:
Semen.
Jugo o extracto de naranja.

Modo de preparación:
Esta receta te servirá para mantener firme y radiante tu piel.
Mezcla el semen y el jugo de naranja en un recipiente en cantidades proporcionales. Antes de aplicarla lava tu cara con agua tibia para abrir los poros. Deja actuar de 30 a 35 minutos y vuelve a enjuagar.

3.- Mascarilla de semen para hidratar.

Ingredientes:
Semen.
Miel.

Modo de preparación:
El mismo procedimiento que las anteriores, vamos a mezclar la miel y el semen y con los dedos batimos hasta que se diluyan los productos. Con las yemas de los dedos da un masaje suave por toda tu cara y deja actuar por 30 minutos. Después enjuaga con agua tibia.

Fácil, ¿no? La próxima vez que tu chacal esté por venirse recuerda pedirle: En la cara, por favor.

 

 

Comentarios