Un club de encuentro gay: 8 consejos para pasarla rico entre el...

Un club de encuentro gay: 8 consejos para pasarla rico entre el misterio y la diversión

291
Compartir

Probablemente todos en algún momento fuimos visitantes de alguno de los lugares denominados como “club de encuentro” para personas homosexuales.🍆🍑🔥💦

Antes que todo ¿Qué es un “club de encuentro gay”? Pues bien, estos lugares (que existen prácticamente en todas las grandes urbes del mundo occidental), son lugares donde se reúnen personas homosexuales (bueno, en teoría) con el fin de divertirse.

Estos lugares de esparcimiento pueden estar diseñados como un antro o club nocturno, un bar, un baño sauna, un cuarto oscuro o un una mezcla de todo.

Aunque en estos lugares se puede conocer gente, platicar, bailar o beber un trago, la realidad es que lo más atractivo de ellos es la posibilidad de sostener un encuentro sexual candente con algún otro caballero.

Se cree que se originaron en Europa y luego alcanzaron el cenit de su popularidad en los Estados Unidos. Algunos de estos “clubes de encuentro” son muy famosos y “exclusivos” en el medio debido a sus instalaciones cómodas, higiénicas y vanguardistas. Otros son realmente horribles. Parecen extraídos de una cinta de horror.

Asistir a estos lugares no es ningún pecado. Al contrario. Puede ser una experiencia bastante divertida, surrealista y estimulante, siempre y cuando practiques ciertas reglas y tomes las precauciones necesarias en cuestión de seguridad e higiene. Aquí te menciono algunos detalles y recomendaciones si es tu primera experiencia en uno de estos sitios. 

1.- Mide tu tiempo

 No permanezcas demasiado tiempo en el lugar. Según yo, con unas cuatro o cinco horas allí es más que suficiente. Uno va a lo que va ¿no? Alguna vez escuché a un cliente del lugar que respondió cuando otro le preguntaba por qué se iba tan rápido: “Pues ya me vine. Ya me voy”. Tiene toda la razón. Puede resultar algo aburrido y monótono, aunque todo depende del objetivo que busques.

2.- Libera tu cuerpo

En estos lugares la gente se pasea semidesnuda sin tapujos. Esto es un punto favorable para tu autoestima. Que no te acompleje no lucir un cuerpo de gym en estos recintos. El 95 por ciento de los visitantes no son precisamente modelos de revistas. Y a nadie le importa. Al calor de la noche, con unas copas de más y entre las penumbras, eso resulta absolutamente irrelevante.  

3.- La actitud

La mayoría de los hombres que visitan estos lugares van solos…y muy pocos hablan. ¿Por qué casi nadie habla? La mayoría muestra una actitud muy rara. Me atrevo a decir que se avergüenzan de estar en dicho recinto. Uno pensaría que estamos en la Edad Media. ¿Sería que les da temor ser reconocidos o formar vínculos con otros? La mayoría parecen buscar pasar desapercibidos, “de incógnito”, mantener un perfil bajo en el lugar. Muchos también acuden a practicar únicamente el vouyerismo. Mientras te traten con respeto, trata también de respetar el espacio de los demás.

4.- Los guapos

También existe el lado inverso de la moneda: Las “divas”. Esos seres que abundan tanto en nuestro colectivo gay. Chicos muy guapos, muy acuerpados que sienten que el suelo no los merece. Está bien que se den su lugar, que “escojan” lo que se van a comer. Pero conforme la noche avanza y el alcohol se apodera de sus cuerpos…¡fuera máscaras! Muchos de ellos terminan con el primer tipo que se les para enfrente. Si, es cierto. Nuestra comunidad a veces también es medio hipocritilla Ahora que si eres paciente, a lo mejor terminas divirtiéndote con el más guapo del lugar.

5.- El cuarto oscuro

 También existen «los cuartos oscuros». Estos comúnmente son laberintos de pasillos estrechos apenas iluminados con unas lucecitas. Entre esos pasillos hay una suerte de camastros para darle rienda suelta a la pasión. La experiencia puede ser divertida. Pasar por allí y que te toqueteen un poco da mucho morbo….pero solo por un rato. A algunos no les gusta tanto la oscuridad. Les incomoda y les angustia. A algunos nos gusta ver la cara del plato que nos vamos a comer.  Antes de medio adaptarte a la oscuridad, puede que choques muchísimas veces (con la pared o con otros tipos). Alguien puede derramar su bebida y aquello puede ser una peligrosa pista de patinaje. Hay algunos que tienen sexo en el pasillo (¿por que lo hacen si tienen los mentados camastros a su disposición?)

 

6.-Higiene personal

Algunas personas no hacen nada por su higiene personal. En la madrugada el olor del “cuarto oscuro” puede ser nauseabundo. Una mezcla de fluidos corporales, bebidas y fragancias de todo tipo… Y eso pasa hasta en los lugares más nice (los de “rompe y rasga” han de oler como el mismísimo infierno). Cuida tu higiene básica. Se atraen más moscas con miel que con hiel. Tampoco seas «malacopa». No hay nada más desagradable que algún impertinente que se pase de listo. Repórtale a los encargados del lugar.

7.- Protexxxión

No tienes pretexto. La mayoría de estos lugares regalan preservativos y lubricantes a sus clientes. Ten en cuenta que hay alcohol de por medio. La bebida y la calentura son una mezcla terrible. No te arriesgues de ninguna manera. SIEMPRE PRACTICA SEXO SEGURO. Y recuerda también que tienes derecho a decir NO a algo que no te agrade, te incomode o te ofenda. Recurre a el personal del recinto en caso de que te sientas amenazado. Recuerda también que ahora hay plataformas como Uber o Didi. No te arriesgues andando por las calles en la noche, y menos con copas de más.

8.- El Poder del Sexo

Detrás de ese ambiente de cachondeo y diversión, también se percibe mucha soledad, vergüenza, culpa, miedo, discriminación (sobre todo en cuanto a peso y edad), suciedad. El sexo es poderoso. A veces nos hace actuar como animales salvajes. ¿O será que estoy muy chapado a la antigua y demasiado romantizado? ¿Será muy difícil para algunos abordar a alguien con un “hola como estás. Me llamó…., en lugar de agarrarles o rozarles el cuerpo? Yo creo que además de defender nuestros derechos y libertad en esta sociedad, también tenemos mucho que aprender.

Hago hincapié de que estos puntos son solo mi muy particular punto de vista. Es una reflexión que comparto a través de este espacio. Pase lo que pase, se feliz de ser lo que eres y vive tu identidad sexual con orgullo y dignidad. No son recomendaciones para que no vayas a un lugar así. Al contrario, ¡que no te cuenten! Vive la experiencia sin perder tus principios y cuidando siempre tu integridad física y mental. Celebro además que existan recintos así en México. Es una muestra de que vivimos tiempos gloriosos de libertad.

Me gustaría conocer su opinión y poder comparar notas y experiencias al respecto.

Cruising: sexo ocasional en lugares públicos ¿Una práctica en aumento?

Adicción al sexo: Nuevo estudio genético revela las causas

Clubbing y subversión: Historia reciente de la sexodiversidad

Comentarios