Un discurso abortado de la Marcha del Orgullo LGBTTTI de la CDMX

Un discurso abortado de la Marcha del Orgullo LGBTTTI de la CDMX

612
Compartir

Por: Concepción Alemán-Castillo Peñaloza

Leí un breve texto diciendo que buscaban oradores para uno de los templetes en la marcha. Opté por decir quiero. Recibí una llamada y me dijeron las condiciones del breve discurso, 20 oradores para una hora, los tiempos, la logística, incluso me enteré de varios chismes y de la eterna lucha por las coronas. Lamentablemente no pude subir al templete. El mismo no fue colocado a petición de la que se dice Madrota de la marcha Patria Jiménez. La foto es muy clara, el templete llegó, pero no dejaron que se instalara. Nos quedamos con las ganas. He aquí el breve texto que escribí para esta marcha. Gracias a Alfonso Macías por su paciencia y su guía y al Comité Histórico su amor y compromiso para con lo lgbtiq de este país.

Bienvenidos a esta marcha que celebra los 41 años de lucha por nuestros derechos

En un breve repaso tenemos más de 17 estados donde podemos casarnos, incluyendo Baja California Sur que apenas el jueves con 14 votos a favor votó el matrimonio igualitario, tenemos leyes que están comenzando a criminalizar actos que dañan a nuestras poblaciones como las terapias de conversión y la discriminación, la negativa de atención y acceso a la salud, el acceso a crédito a la vivienda.

Algunas leyes comienzan a reconocer la identidad sexogenérica de la comunidad trans, la aprobación de educar a nuestros niños y niñas con una perspectiva de respeto, de género, de igualdad, de sexualidad responsable y de derechos.

Tenemos programas de televisión, radio, internet, instituciones privadas y públicas, empresas que buscan verse o ser gayfriendly y aprovechar el consumo que hacemos. Tenemos a dos chicos heterosexuales que buscan darle una visión a la gente sobre como vivirían dos homosexuales jóvenes, que incluso marcharán en alguno de los tantos contingentes que asisten este día.

Mucho se ha avanzado, pero poco se ha entendido, ¿Quiénes han tenido que pagar el precio? ¿Qué costo, por bajo que sea, se ha tenido que pagar para gozar de estos derechos? ¿Quiénes dictan nuestro comportamiento y participación? ¿Qué tan sensibles estamos para exigir nuestros derechos?

Hoy el arcoíris ni nos representa, ni nos cobija, ni nos enseña todo lo que deberíamos saber sobre nuestras necesidades, pero aquí estamos. A los funcionarios públicos, incluso varios de ellos pública y abiertamente lgbtiq, a los senadores, diputados federales, diputados locales, presidentes municipales e integrantes del cabildo, jueces y magistrados, incluyendo al presidente de la república les decimos: No sólo nos vean como voto político o un número para presumir en las estadísticas que hay sobre temas que ustedes consideran necesarios.

Exigimos un estado plenamente integrado y comprometido con el desarrollo de nuestra ciudadanía, sin más. Sin miramientos, sin cortapisas, sin justificaciones, sin malabares políticos o de palabras. Queremos hechos. Lo que sucedió en Sinaloa y en Zacatecas son claros ejemplos de qué tanto debemos seguir peleando y educando a la población en general, esta marcha es solo una pequeña pincelada.

Marchemos hoy, pero sigamos acompañando día con día a toda la ciudadanía que sufra un acto de discriminación o de exclusión, si guardamos silencio validaremos esas acciones y el pago ha sido muy alto.

No queremos un gay más asesinado; no queremos una lesbiana más excluida, invisibilizada; no queremos un trans más perseguido, criminalizado, excluido. NO queremos falta de empleo, discriminación, burlas ni mucho menos negativas. Queremos un país libre. Lo exigimos, lo merecemos, lo necesitamos. Tampoco queremos el olvido ni el ninguneo de nuestra historia y el aporte al avance y desarrollo de México como nación, por ello tendríamos que gritar:

¡Vivan los homosexuales, las lesbianas, las y los trans, los bisexuales que nos dieron Libertad. Viva nuestra marcha de la pluralidad, la diferencia y el respeto. Viva México!
Muchas gracias.

Comentarios