12 propósitos sexuales para empezar bien el 2022

12 propósitos sexuales para empezar bien el 2022

574
Compartir

El 2022 nos da una oportunidad de empezar a ponernos objetivos importantes. Estos
propósitos te ayudarán a tener control sobre tu propia vida sexual, para que sepas lo que te
gusta y lo que no, o los retos que puedes estar dispuesto a hacer para vivir tu sexualidad
más libre.


Puedes hacer estos propósitos al mismo tiempo, o uno cada mes. Es más, si estás leyendo
esto en otra fecha que no sea diciembre 2021 o enero 2022, ¡está bien! Los puedes hacer
cuando te sientas listx.


1. Masturbarse mínimo cuatro veces al mes
Habrán personas que me dirán que cuatro es muy poquito, otras me van a decir que es
mucho. Ambas están bien. El objetivo es que te masturbes una vez a la semana COMO
MÍNIMO. Si, aunque estés en tus días. Puede ser de forma interna (vagina/ano) o externa
(clítoris/pene). El chiste es que te atrevas a intentarlo.
Poco a poco darte placer formará parte de tu rutina, y eso es lo que está padre porque
empiezas a priorizar tu sexualidad y así podrás empezar a vivirla de forma distinta. Más
conectadx contigo mismx, conociéndote mejor, etc.


2. Hablar sobre menstruación como algo normal
El cambio lo tenemos que hacer poco a poquito. Por eso uno de los propósitos sería que
dejáramos de esconder nuestros productos menstruales cuando vamos a cambiarnos al
baño, y más bien caminar hacia el baño, con la toalla femenina, de forma natural.
Dejar de decir “me duele la panza” para empezar a decir “Me está bajando y tengo un cólico
pero ahorita se me pasa”.
Traer al frente un tema tabú en estos sencillos diálogos contribuye a que se visibilice la
menstruación, mostrando que es un proceso natural y que no debe de esconderse en lo
absoluto.


3. Comprar un juguete sexual que se adapte a mis necesidades
Los juguetes sirven de gran apoyo para conocernos mejor en solitario, conocer a la pareja y
divertirnos en el proceso. El chiste es saber cuál elegir que se adapte a lo que a ti realmente
te gusta.
¿Eres más de estimulación externa o interna? ¿Te gustan las sensaciones fuertes o eres de
sensaciones suaves? ¿Haz usado un juguete antes o no? ¿Prefieres un juguete sencillo y
que se vea poco intimidante o el tamaño y ancho del juguete te dan igual?
Con estas preguntas vas a conocer si prefieres un juguete discreto o grandote, si prefieres
un vibrador a un dildo o un succionador, si prefieres empezar con algo sencillo o prefieres
uno ya más elaborado, etc…
Y ya que tengas las respuestas puedes aprovechar que estás en la página de Diabla para
comprarte el que más te guste 🙂

4. Empezar a practicar sexo sin penetración
A esta práctica se le llama petting y tiene muchas ventajas, una de ellas es que empezamos
a entender que la penetración no siempre es tan necesaria para que un encuentro erótico
sea chingón y lleno de placer.
Le quitamos protagonismo al pene o dildo y nos enfocamos más en el placer que estamos
sintiendo en ese momento. Nos liberamos de todos esos pensamientos que pueden ser
contraproducentes en un encuentro como “no está suficientemente parada”, “tengo que
gritar de placer aunque la penetración no me está haciendo ni cosquillas”, etc…
Además de que podemos descubrir que nos gustan mucho más cosas, posiciones o lugares
que un meter-sacar constante en la cama de un motel.


5. Ver mi vulva con un espejo hasta poder reconocerla con los ojos cerrados
Conocer cómo es nuestra vulva es super importante en muchos aspectos. Es una parte más
de nuestro cuerpo y nos enseñaron (tristemente) que específicamente esa parte no la
podíamos ver ni tocar. Pero no debería de ser así.
Si no vemos nuestra vulva, no podemos entender si lo que nos sucede ahí abajo es normal
o no, tampoco podemos explicarle a nuestras parejas en dónde nos gusta que nos toquen
para sentir placer. Estamos pretendiendo como si no existiera. Y eso es negar una parte
fundamental de nosotras mismas.
Además, cada vez que yo le pregunto a una de mis parejas masculinas cómo cómo es su
pene, sin tener que voltearlo a ver, me saben decir “Está ligeramente inclinado a la derecha,
tiene muchas/pocas venas, si lo jalas de esta forma está chido pero de la otra no, si me
tocas los testículos me duele o me da mucho placer”, etc.. ¿Por qué nosotras no podríamos
conocernos igual que ellos?
Sé que es un proceso que puede ser difícil e incómodo, pero poco a poco, si lo vamos
haciendo después de bañarnos o en un momento en donde nos sintamos seguras y en
nuestro espacio personal, vamos a dar un paso muy grande para reconocer esa parte de tu
sexualidad que nos negaron desde pequeñxs.


6. Hablar con una sexóloga si tengo dudas respecto a mi sexualidad
Todxs tenemos dudas sobre nuestra propia sexualidad. Nos preguntamos si lo que hacemos
o sentimos es normal, y tenemos mil dudas que nos da pena preguntar a cualquier persona.
Platicar sobre esto con una sexóloga o educadora sexual te ayuda a resolver dudas, a
validar lo que piensas o sientes sobre un tema en específico, a acompañarte en tu proceso
de tu vida sexual, etc…
Estas personas son las personas que MENOS te juzgan a ti, a tus decisiones o a tus
preguntas sexuales. Así que si crees que necesitas acercarte a algún profesional, ¡hazlo un
propósito! Es mejor vivir una sexualidad tranquila y libre, que una llena de dudas e
inseguridades.

7. Utilizar lubricante durante mis encuentros eróticos
Repite conmigo: entre más lubricado el asunto, mejor. El lubricante siempre hará la
diferencia, ya sea para las personas que lubrican poco o para las personas que lubrican
mucho. De todas formas, el lubricante es increíble, ¡inténtalo!
Solo recuerda utilizar uno a base de agua cuando utilizas juguetes sexuales o tienes
relaciones con penetración vaginal. Si es penetración o juguetes anales, utiliza uno a base
de silicona.


8. Hacerme pruebas de ITS (Infecciones de Transmisión Sexual)
Porque coger es divertido y placentero, pero también hay que hacerlo de forma
responsable.
Las ITS en su mayoría son asintomáticas y se pueden contagiar a pesar de que solo hayas
cogido con una sola persona. Hay ITS que se pueden quitar y hay otras que se pueden
tratar, pero que ya se quedan con nosotros para toda la vida.
A esto súmale que casi nadie se hace las pruebas de ITS…pues todavía es más importante
que te las hagas y sepas que todo está ok, o identificar qué ITS tienes para tratarla antes de
que se vuelva en algo más grande.
Estas pruebas nos las tenemos que hacer como mínimo una vez al año. Por eso siempre
recomiendo que cada mes guardes un poquito de dinero para que vayas ahorrando para las
siguientes pruebas de ITS. Si no sabes dónde hacerlas, ve a mi cuenta en instagram
@sexploraa y ahí encontrarás más información.


9. Pedirle a mi(s) pareja(s) sus pruebas de ITS
La responsabilidad de hacerse estas pruebas es de cada persona. Si la otra persona no
quiere hacerse las pruebas con la justificación de: “estoy limpix” o “yo me meto con purx
chavitx bien” o “hazlas tú y ya así voy a saber si yo tengo algo” …. huye.
Si no es responsable con su propia salud, ¿que te hará pensar que le importa la tuya?


10. Trabajar la comunicación con mi(s) pareja(s)
La clave para tener un GRAN sexo, es la comunicación. Y si, también cuentan tus amigues
con derecho, o tus ligues de una sola noche.
Nuestras parejas no leen nuestros pensamientos, son humanos como tú que tienen pena de
preguntar si lo que está haciendo está bien, si sientes rico o no, etc…Por eso es importante
comunicar: para ver si nosotros o la pareja vamos por buen camino o no.
Comunicar hará que descubras más tu cuerpo, el del otrx, y que verdaderamente sientas
más placer en las formas que a ti te gustan más.


11. Escuchar a mi(s) pareja(s)

Así como es importante comunicar, es importante escuchar las necesidades de la otra
persona y ver si son compatibles con mis propias necesidades o no, y qué tan flexibles
podemos ser para ceder ante esas necesidades.
Si estás con alguien que no escucha, por más que trates de comunicar, no va a entender.
Así que mejor no pierdas el tiempo ahí, ya que a esa persona no le interesa tu placer, solo
le interesa sentir que tiene la razón (aunque no la tenga).


12. Quitarme una vez al mes, un tabú de la sexualidad
Un dato al mes. Es lo único que pido y creeme, hay DEMASIADOS tabús por quitar. Poco a
poco si vas trabajando, conociendo y desmitificando esos tabús, lograrás vivir una
sexualidad más libre, más tuya, basada en información real.
Siempre lo digo, información es poder, y tener el poder de elegir libre y sabiamente sobre tu
cuerpo, es el objetivo.

En fin, espero te gusten estos propósitos y si quieres hacerlo conmigo, sigue mi cuenta en
Instagram @sexploraa_ ya que mes con mes estaré recordándote cada uno de estos retos!

Comentarios