Confiesa, neonazi, violento crimen de odio por homofobia

Confiesa, neonazi, violento crimen de odio por homofobia

229
Compartir

Un neonazi confesó el asesinato de una víctima homosexual con quien habría concertado una cita, para tener relaciones sexuales.

BARCELONA.- Un hombre originario de Colombia, confesó ser el asesino de un ecuatoriano, cuyo cadáver apareció con diecisiete puñaladas, una margarita en la oreja y rodeado por las inscripciones “Hitler tenía razón” y “KKK”, que había pintado en la pared con sangre de la víctima.

El acusado del crimen, de nombre, Cristian, aceptó haber cometido el asesinato en el año 2000, que a juicio de las autoridades fue “despiadado, vil y desproporcionado”. Desde entonces transcurrieron 17 años, hasta que el acusado fue detenido en Colombia  y fue extraditado un año después a España.

El asesino confesó que conoció a la víctima a través de un anuncio clasificado que había publicado. También señaló que habían acordado mantener relaciones sexuales.

Sin embargo, tras conocerse y llegar a la intimidad el agresor, lo acuchilló en cuello, corazón y pulmones “por el único desprecio que sentía hacia la orientación homosexual” sin que el agredido pudiera hacer nada para defenderse, pues además habían consumido bebidas alcohólicas.

Antes de marcharse de la escena del crimen, el asesino colocó una margarita en la oreja del cadáver, que yacía desnudo en el suelo, y escribió en la pared del domicilio mensajes homófobos con sangre:  “Hitler tenía razón” y “KKK”.

El ahora inculpado, durante 2012 decidió abandonar España y regresar a Medellín (Colombia), donde fue finalmente detenido y extraditado.

En el juicio que inició el pasado viernes y continúa este lunes, en España, donde un testigo ha declarado que halló el cadáver de la víctima en circunstancias “surrealistas”.

De acuerdo con información oficial, la defensa del criminal, logró que se disminuyera la pena, de 20 a sólo 15 años de prisión, aunque ha permanecido en la cárcel desde que fue detenido.

Sólo por haber confesado, el jurado ha rebajado también los montos de la indemnización para la familia de la víctima,  es decir, 45 mil  y 25 mil euros, para el  hijo y  la hermana de la víctima, respectivamente.

Cabe destacar que el inculpado tenía antecedentes por agresión sexual, violencia doméstica y lesiones, también se comprobó que en sus redes sociales compartía propaganda y simbología nazi.


Con información de La Vanguardia.es

Comentarios