Discriminación laboral en Hospital 23 del IMSS a mujer trans por temor...

Discriminación laboral en Hospital 23 del IMSS a mujer trans por temor de enfermeras a ser violadas en los baños

3546
Compartir

Ayer, al protestar en solitario por la discriminación de la que era víctima, un supuesto empleado del Hospital 23, se acercó para arrebatarle la pancarta y romperla.

MONTERREY.- Lisseth Alejandra Rodríguez Rodríguez, hizo historia al ser la primera mujer trans, en conseguir su cambio de identidad en Nuevo León y se ha tenido que enfrentar con la transfobia que caracteriza a la capital del estado, otra vez.  Ayer fue despedida de su trabajo como guardia de seguridad en el Hospital 23 del Instituto Mexicano del Seguro Social. El motivo: El temor de algunas enfermeras por ser violadas en los baños de mujeres.

En una entrevista para Ulisex!Mgzn, Lisseth, narró la humillación de la que fue víctima. En su empleo, el que había obtenido apenas cuatro meses antes, con todas las dificultades que una mujer trans puede tener en Monterrey para conseguir trabajo, Lisseth tuvo que enfrentar la transfobia del  resto del personal así como de sus superiores.

Además del infundado temor de las enfermeras, del cual fue informada en una reunión de trabajo, fue excluida con un sanitario aparte y también fue víctima de segregación por parte de otros compañeros del cuerpo de seguridad, que es prestado a la clínica, también conocida como Hospital Materno Infantil, por una empresa de seguridad privada, denominada, Protección Resguardo Y Servicios Empresariales (PRIYSE, S.A. de C.V.),ubicada en Cuernavaca, Morelos y cuyo jefe corporativo en Nuevo León, es Eduardo Ayala.

El baño el cual Lisseth, fue obligada a usar (Foto: Especial).

Fue, Alejandra Elvira Rodríguez Navarro, Directora Administrativa, quien tomó la decisión ante las quejas sin fundamento de las enfermeras, de excluir a Lisseth, haciéndola acudir a un baño sólo para ella, «Pero con la condición de que no hagas en ningún baño ni público ni personal de todo el edificio» dijo la directora, de acuerdo con el relato de Lisseth, quien se dice profundamente humillada por el trato que le han dado.

Pero ayer lunes, en el Hospital ubicado en Constitución y Morones Prieto, Lisseth, sin retrasos ni faltas injustificadas y quien tras numerosos tratos discriminatorios y la postergación para asignarle horas de trabajo, decidió hacer uso de su derecho a la protesta en las instalaciones de la Clínica, con una pancarta que decía, «En el Hospital 23 se discrimina, no respeta los derechos ni la dignidad de las mujeres transexuales», lo cual hizo completamente sola, hasta que un presunto empleado de la Clínica se acercó mostrando simpatizar con su causa, sólo para repentinamente, arrebatarle la pancarta de las manos y romperla.

La protesta en solitario inició a las 8:00 horas y terminó cerca de las 10:00. Lisseth, relata, «Primero se acercó a mí, unos minutos antes y me hizo preguntas como si tuviera empatía con mi manifestación y después me llegó por la espalda y me arrebató mi pancarta y se la llevó mientras iba rompiéndola».

Ante este acto de transfobia, siguieron mensajes vía Whatsapp, por parte de otro de sus jefes, Eduardo Ayala, señalando que lo realizado por Lisseth era considerado «desacato» por lo que iban a despedirla y negando las acusaciones de haber atentado contra la dignidad de Lisseth.

Según Lisseth, Erick Gómez Huerta, que es  jefe de la oficina de servicios generales del IMSS y quien habla con los supervisores de Priyse para quitar o poner guardia, habría solicitado su despido.

Lisseth, ahora sin trabajo, no cuenta hasta el momento con asesoría legal, ante el agravio del que ha sido objeto en su propio entorno laboral y así como protestó ayer, hoy ha decidido denunciar públicamente la transfobia en el Hospital 23 del IMSS.

Igual lo hizo en 2015, cuando fue secuestrada, golpeada y sometida a vejaciones así como agresiones verbales por policías de Monterrey, quienes abusando de su autoridad, la detuvieron cuando se dirigía a un centro comunitario a tomar un curso de corte y confección, amenazándola con acusarla de prostitución.

Lisseth en su lugar de trabajo. (Foto: Especial)

A raíz de este caso, donde intervino la ong local, GESS A.C. (Género Ética y Salud Sexual), la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) emitió dos recomendaciones a las autoridades para la implementación de un protocolo de actuación para la comunidad LGBT. Y por lo expuesto por Lisseth, parece que en el IMSS también les urge un manual laboral de este tipo.

¿Tú qué harías para cambiar esta situación?

 

Comentarios