Isela Vega: Una actriz transgresora del Cine Mexicano

Isela Vega: Una actriz transgresora del Cine Mexicano

359
Compartir

Isela Vega, una de las actrices más destacadas del Cine Méxicano, falleció el 9 de marzo de 2021 por causas naturales en la Ciudad de México.

Su legado cinematográfico ha quedado grabado de manera eterna en la historia del Séptimo Arte en México.

Y es que Isela Vega es quizá la actriz más transgresora de la cinematografía nacional. Es una mujer y una actriz que se atrevió a «echar sal» a los ojos morales de la época, metiéndose en la piel de personajes intensos, complejos y transgresores, con una fuerte carga erótico-sexual que difícilmente veíamos en otras actrices de la época.

Dentro de la galería de películas realizadas por Isela, se encuentran algunas que tocaron el tema de la diversidad sexual.

A manera de homenaje, bien vale la pena recordar en este espacio la relación cinematográfica de Isela Vega con el colectivo LGBT+.

Una de las primera cintas que tocó el tema de la homosexualidad en México fue «Fin de Fiesta», película dirigida por Mauricio Wallerstein en 1971.

En dicho filme, el actor José Gálvez encarna a un hombre homosexual reprimido y sometido bajo el yugo de su dominante madre (una Sara García en un personaje totalmente atípico en su filmografía).

Isela Vega encarna a una de las invitadas de una peculiar fiesta de «gente bien» que se ve interrumpida por una pandilla de maleantes que vienen a causar un caos en lo que parecía ser una cálida velada de amigos aristócratas.

En ese mismo año, Isela protagoniza la cinta «La primavera de los escorpiones», dirigida por Francisco del Villar.

En esta cinta, Isela encarna a una joven mujer que se involucra sexualmente con una pareja homosexual (los actores Enrique Álvarez Félix y Milton Rodrígues), teniendo como marco los paisajes de Valle de Bravo, Estado de México.

Las bajas pasiones de este peculiar triángulo amoroso derivan en una tragedia que tiene como víctima principal al joven hijo de la mujer interpretada por Vega.

Todo un tabú en su tiempo, esta película fue prohibida por años, y aún es rara de conseguir.

También bajo la dirección de del Villar, en 1974, Isela co-estelariza la película «El llanto de la tortuga», considerada todo un clásico del cine erótico mexicano de la época. Isela une su talento al de otros símbolos sexuales del cine de la época: Jorge Rivero, Hugo Stiglitz y Gregorio Casals.

En esta cinta, Isela y Rivero encarnan a un matrimonio que pasa un fin de semana en la playa con una pareja de hermanos (Stiglitz y Cecilia Pezet). Todo deriva en una gran orgía llena de drama, de erotismo, temas incestuosos y la salida del clóset del personaje de Stiglitz.

En 1981, Isela protagoniza la película «Las apariencias engañan», de Jaime Humberto Hermosillo.

Es la primera película mexicana que toca el tema de la transexualidad.

Aquí Vega interpreta a una mujer trans llamada «Adriana», que vuelve loco de amor y deseo a un hombre que de ha de hacerse pasar por ella antes de su transición (el actor Gonzalo Vega), para visitar a su anciano padre, quién no sabe que su hijo es ahora una mujer. Todo un clásico del cine queer mexicano.

En 1985, Isela Vega une fuerzas con otra gran transgresora del espectáculo mexicano, la actriz y cantante Irma Serrano «La Tigresa», en la adaptación cinematográfica de «Naná», basada en la obra teatral softcore estelarizada por la Serrano en el Teatro Fru Frú en los años 1970s (basada a su vez en la novela homónima de Emile Zola).

Aquí, Isela encarna a una amante de la polémica «Naná» que encarna Serrano. Como Isela no se sentía a gusto de que «La Tigresa» diera órdenes por encima del director Rafael Baledón, abandonó la cinta y fue sustituida por Verónica Castro.

Pero como la Castro no le entró a una escena lésbica con la Serrano, se dejó la escena filmada previamente por Isela. Su personaje en el filme no se entiende muy bien, pero sus cachondeos en la cama con «La Tigresa», bastaron para satisfacer al público.

La relación profesional entre Vega y Serrano también se llevó al teatro, en la obra de corte lésbico «Las Emanuele» (1985).

Isela Vega e Irma Serrano «La Tigresa» en una escena de «Naná» (1985).

En años recientes, Isela Vega apareció en películas que abordaron más tenuemente la diversidad sexual como «Puños rosas» (2004) o «El infierno» (2010).

También en televisión estuvo en los repartos de series y telenovelas que tocaron el tema de la homosexualidad («Gente bien» , 1997 y «La Casa de las Flores», 2020).

Sin duda alguna, Isela Vega se ha quedado grabada en el inconsciente colectivo como una actriz que transgredió en la Gran Pantalla y que movió las más bajas pasiones de los espectadores, de cualquier orientación sexual.

Su mito erótico ha quedado inmortalizado por una serie de películas que ya forman parte del catálogo del cine de culto.

Comentarios