Fuerza Civil lo detiene por caminar con su novio, revisa sus pertenencias,...

Fuerza Civil lo detiene por caminar con su novio, revisa sus pertenencias, le hace comentarios homófobos… pero le ofrece disculpas

3999
Compartir
  • Ocurrió en la zona Tec a un alumno de PrepaTec y su novio de Psícología de la UANL.

  • Los policías los detuvieron injustificadamente y a uno le llamaron «dama».

MONTEGAY.- La capital de los gays de las montañas  no es un lugar libre de homofobia, de hecho, según un estudio de Conapred (Comisión Nacional Para Erradicar la Discriminación) podríamos considerar a nuestra regia ciudad, «Capital de la Discriminación».

Pero esta historia no es de esas que terminan en abuso policiaco y discriminación, sino, que se trata de un episodio en que una víctima de abuso demostró que se puede poner en su lugar a una autoridad homófoba en funciones.

Los hechos ocurrieron el pasado 19 de junio alrededor de las 3:00 horas cuando una pareja de chicos se dirigían a sus casas después de una fiesta en la zona del Tecnológico de Monterrey.

Según el testimonio de Adolfo a U!M, tras caminar unas cuadras, una camioneta de Fuerza Civil con varios policías a bordo, los detuvo con el argumento de ir en estado de ebriedad.

Al comenzar a revisarlos, la pareja, sin oponerse, accedió a sacar sus pertenencias ante los oficiales, que estaban en busca de drogas.

Fue en ese instante que uno de los agentes de Fuerza Civil los intentó separar, «A ver, la dama… venga y párese aquí». 

 

«¿Cómo me dijo?», respondió de inmediato Adolfo de 19 años, ante la mirada atónita de Guillermo, de 22 años, quien esperaba que la escena no subiera en tensión.

«No, perdón, me equivoqué», dijo de inmediato el policía.

«No, no se equivocó y tú me llamaste dama, y eso está mal porque sí, soy un hombre homosexual, pero no soy una mujer entonces espero una disculpa», reaccionó el oficial y de inmediato recapacitó. «No, sí, perdón me equivoqué».

Sin embargo Adolfo fue reiterativo y dejó en claro a este agente de la Fuerza Civil que un simple comentario que para él puede resultar gracioso, en realidad es un  claro reflejo de la ignorancia y homofobia con la que actúan las autoridades que deberían imponer orden respetando la dignidad de las personas.

«No, no te equivocaste, te lo repito lo dijiste como insulto, como burla y no me parece, nadamás aprende a respetar a las personas». Terminó Adolfo, al tiempo que los demás elementos de Fuerza Civil reaccionaron con sus risas ante el regaño de un ciudadano a una autoridad que metió la pata.

Los chavos, finalmente pudieron llegar en paz a sus casas, pese al episodio nada shido que un policía poco instruido les hizo pasar.

No todos los sucesos de discriminación y homofobia tienen que terminar en una denuncia o en un video en las redes sociales. La capacidad de cada víctima de abuso para hacer comprender a su agresor de lo equivocado de sus acciones es primordial para generar un cambio de fondo en la sociedad. 
Comentarios