Este santo sí es de nuestra devoción: Papa Francisco, canoniza a sacerdote...

Este santo sí es de nuestra devoción: Papa Francisco, canoniza a sacerdote homosexual

442
Compartir

EL VATICANO.- El Papa Francisco ha canonizado este 13 de octubre al cardenal John Henry Newman, exanglicano que se convirtió en una figura clave para el catolicismo en Inglaterra.

Cabe destacar que para la Comunidad LGBT del Reino Unido, considera a este religioso ex anglicano, como un sacerdote homosexual y a cuya pareja, Ambrose St. John, con quien vivió 30 años, le dedicó al morir la frase  «Había amado con un amor tan fuerte como el de un hombre por una mujer».

La primera biografía de Newman refiere que, cuando murió St. John, Newman pasó la madrugada llorando desconsolado a los pies de su cama; tiempo después, al recibir una carta de pésame, respondió: “Siempre he pensado que no hay dolor comparable a perder un esposo o una esposa, pero me resulta muy difícil creer que nadie sufra un dolor tan grande como el mío”.

La tumba de ambos religiosos se encuentra en Kendall, en el centro de Inglaterra y la lápida tiene la inscripción: «Ex umbris et imaginibus in Veritatem» («De las sombras y de las imágenes hacia la Verdad», dice el epitafio). Por supuesto que esta información no forma parte de la biografía vaticana del nuevo santo.

John Henry Newman nació en Londres en 1801. Fue ordenado sacerdote de la Iglesia Anglicana, en la que sirvió durante años como párroco de St. Clement en Oxford. Durante años fue un crítico de la Iglesia católica y estaba convencido de que Roma era la capital de la herejía, llegando a decir que el Papa era el anticristo, luego se retractó y se convirtió al catolicismo.

De acuerdo con información del Vaticano, Benedicto XVI, beatificó a John Henry Newman, el 19 de septiembre de 2010, gracias a la curación milagrosa del diácono Jack Sullivan, de Braintree, Massachusetts, quien se recuperó de una dolencia en la columna vertebral que le impedía caminar, y que rezó al Cardenal Newman pidiendo que intercediera.


Con información de El Clarín y Tierra Adentro. 

Comentarios