Recluyen a chica de 19 años para ‘curar’ su lesbianismo

Recluyen a chica de 19 años para ‘curar’ su lesbianismo

838
Compartir

QUERÉTARO.- Andrea González es una joven que ha pedido apoyo de las autoridades, pues su novia, Areli Niebla, de 19 años, fue recluida desde hace un mes por su familia en un centro de rehabilitación para «curar» su lesbianismo, tras enterarse que sostenían una relación sentimental.

Organizaciones sociales y la Defensoría Estatal de los Derechos Humanos, presentaron una denuncia ante la Fiscalía General del Estado por la privación ilegal de la libertad de la pareja de Andrea.

De acuerdo con información difundida por el Diario de Querétaro, las autoridades están investigando. Organizaciones se unieron para exigir la regulación de los anexos que operan en el Estado, porque aceptan a personas sin adicciones para “curarlos” de la homosexualidad.

“Antes (a las lesbianas) las recluían en conventos  y en psiquiátricos, hoy las metemos a los anexos, cuando nuestras madres y abuelas lucharon porque las decisiones las tomen las mujeres y ahora se recluye a una ciudadana, porque es mayor de edad, porque sus padres no aceptan que es lesbiana”, denunciaron Walter López y Gisela Sánchez ante medios locales.

Areli (al frente) y Andrea. (Foto: Facebook, Andrea González).

Andrea narró que los padres de Areli, su novia, decidieron ingresarla a un anexo hace un mes, en contra de su voluntad, sin que padeciera de adicciones y a pesar de que es mayor de edad, “La llevaron engañada, porque no aceptan que es homosexual”.

“No tiene un problema de adicción. Atentan contra su libertad, su derecho a decidir sus preferencias, como ciudadana, como mujer, tiene derecho a elegir sobre su cuerpo”, señaló Andrea.

También reveló que tenía «El testimonio de un interno de ese anexo, que pudo hablar directamente con Areli, ella dijo que fue llevada contra su voluntad, no sabía que la iban a llevar a ese lugar y (sus padres) la llevaron por ser homosexual”.

Tras negársele la comunicación con su novia, la familia no quiso darle informes sobre su paradero, sólo le dijeron que no estaba en la ciudad y que la ingresaron a una clínica “Para que la ayudaran por sus problemas de conducta, porque ya no sabían qué hacer con ella, porque tenía una desviación sexual y no lo iban a aceptar nunca”.

Los padres de Areli se referían a los “problemas de conducta de su hija” como rebeldía que le impedía llevarse bien con ellos, llegar tarde y sobre todo, ser lesbiana, porque sostenía una relación desde hace tiempo con Andrea.


Con información de Diario de Querétaro.

Comentarios