Rodrigo Duterte: el Donald Trump de Filipinas

Rodrigo Duterte: el Donald Trump de Filipinas

437
Compartir

Para muchos, el Presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, es el Donald Trump filipino.

El año pasado (cuando Obama aún era presidente de EEUU), Duterte habría sostenido una reunión con el embajador de EEUU en Filipinas, Philip Goldberg, y el mandatario filipino declararía que: “tuve una junta con el embajador gay de Estados Unidos, con ese hijo de puta. Me molestó mucho”.

Al cuestionársele sobre cómo respondería si Obama le preguntase sobre asuntos de política interna, como los asesinatos no resueltos que han dejado la guerra contra el narcotráfico en Filipinas, el Presidente Duterte dijo que “no tendría miedo de maldecirlo. No tendría miedo en decirle que es un hijo de puta”.

Ilustración de ‘The National’.

Así pues, podemos imaginar cómo sería su política respecto a temas sobre la comunidad LGBT+. Irónicamente, una de las promesas de campaña de Rodrigo Duterte para la presidencia el año pasado, era reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Pero apenas juró el cargo y todo quedó en palabras. Duterte ha hecho bromas homofóbicas de manera pública; sin mencionar que siguen habiendo crímenes de odio hacia la comunidad LGBT+ y a pesar de que, en el 2014, una encuesta publicada por el inquirer.net reveló que el 73% de los Filipinos cree que la homosexualidad debe ser aceptada.

Marcha por la Diversidad Sexual en Manila (Foto por ‘ABS-CBN News’).

En Filipinas no hay leyes que protejan a la comunidad LGBT+ ni reconocimiento de las uniones entre parejas del mismo sexo.

Recientemente (en una noticia publicada por pinknews.co.uk), el sábado 16 de septiembre, Duterte atacó directamente a Chito Gascon, quien es un abogado defensor de los derechos humanos filipino, diciéndole que “estás muy obsesionado con las vidas de estos jóvenes envueltos en el mundo de las drogas. ¿Por qué estás tan obsesionado con estos jóvenes?, ¿eres gay o acaso un pederasta?”. Esto porque Gascón le cuestionó sobre las grandes tasas de mortalidad entre jóvenes filipinos.

Rodrigo Duterte, por su cuenta, le aconseja a la Comisión de Derechos Humanos que “se concentre en asuntos de mayor relevancia para el país”.

Duterte y Putin en mayo del 2017. (Foto por ‘philstar.com’).

En una entrevista reciente, hecha por un medio de comunicación inglés, el Presidente de Filipinas dijo que “Trump es un amigo, es bienvenido a mi país en noviembre de este año. En estos momentos estoy tratando de hacer una alianza con China y Rusia”.

Comentarios