Compartir

VILLAHERMOSA.- Tras meter la pata en la homofobia y salir embarrada con sus propias palabras, la legisladora del partido Morena (Movimiento de Regeneración Nacional) en Tabasco, Candelaria Pérez Jiménez, ofreció una disculpa pública a la comunidad gay del país por sus declaraciones en donde dijo que los homosexuales no deberían de existir. Con lo cual se demostró que cae más pronto una diputada habladora que un legislador con un solo pie.

Acompañada de representantes de la comunidad LGBT del estado, todo para enmendar su error, que tuvo eco a nivel nacional e igualmente costos políticos en su partido, la también coordinadora de la bancada de Morena afirmó que no es homofóbica y por el contrario, tiene pleno respeto a toda persona sin importar su preferencia sexual, ideológica, política y religiosa. (¿Neta?)

 

«Expreso, desde este comunicado, una disculpa pública y extensiva a todas aquellas personas a las que con mis mal entendidas declaraciones pude haber causado una dolencia, molestia, ofensa o daño, manifestando que nunca fue, ha sido, ni será la intención de una servidora emitir una opinión discriminatoria o excluyente en relación a la comunidad de la diversidad sexual y los derechos de sus miembros», expresó.

Dijo que de corazón pedía disculpas y que este incidente la llevó a conocer personas dentro de la comunidad gay, a quienes agradeció su apoyo y ayuda.

La disculpa pública no sólo fue dirigida a la comunidad gay sino también a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) , a la secretaría de la diversidad sexual de Morena y al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación. (Se amarró el dedo.)

En U!M esperamos que los nuevos dichos de la diputada se transformen en acciones y por supuesto su voto en favor de las iniciativas LGBT de su estado, de modo que sus disculpas  no queden en un mero acto político de reivindicación convenenciera.

Comentarios

Dejar una respuesta