Cadena perpetua al jardinero asesino que atemorizó a la Comunidad LGBT de...

Cadena perpetua al jardinero asesino que atemorizó a la Comunidad LGBT de Toronto

435
Compartir

TORONTO.-  Bruce McArthur fue arrestado en Canadá acusado de asesinar, descuartizar a ocho hombres y el viernes pasado finalmente fue condenado a cadena perpetua, sin libertad condicional por 25 años.

Todas las víctimas eran conocidas en la comunidad LGBT local,  a quienes contactaba a través de una aplicación móvil, los mataba y después descuartizaba. Finalmente trataba de deshacerse de los restos ocultándolos en macetas.

El asesino, era paisajista de profesión, por lo que le resultó fácil esconder los cadáveres.

Aquí escondió McArthur a una de sus víctimas.

Cuando McArthur fue arrestado en su domicilio,  en febrero de 2018, los agentes encontraron a un joven maniatado en la vivienda. Su identidad no ha sido revelada, pero detallan que no sufrió lesiones.

Bruce McArthur. (Foto: Facebook).

La comunidad LGBT de Toronto había alertado sobre la desaparición de varias personas y temía que un asesino en serie estuviera detrás de estos hechos. Los hombres asesinados por McArthur desaparecieron entre 2012 y 2017.

Muchos en la comunidad estaban convencidos de que un asesino en serie andaba suelto, una idea que la policía desestimó hasta un mes antes de que McArthur fuera capturado.

Skandaraj Navaratnam, Majeed Kayhan, Abdulbasir Faizi, Soroush Mahmudi, Kirushna Kumar Kanagaratnam, Dean Lisowick, Selim Esen y Andrew Kinsman, fueron los hombres asesinados por McArthur. Todos eran inmigrantes y algunos no habían salido del clóset.  El asesino buscó a hombres marginados por su sexualidad, etnia, situación migratoria o condición económica.

A los 35 años McArthur contrajo matrimonio y tuvo un hijo y una hija. Sin embargo, según la informó la CBC, en 1999 el jardinero se convirtió en una figura reconocida en la escena gay de Toronto.

En una audiencia McArthur confesó cómo sedujo y asesinó a hombres que conoció en Toronto’s Gay Village , después hizo posar a los cadáveres con disfraces, manteniendo fotografías de cada víctima en carpetas digitales etiquetadas.


Con información de CBC.

Comentarios