El Castro: Crisol de la cultura LGBT+

El Castro: Crisol de la cultura LGBT+

569
Compartir

Hoy en día, prácticamente todas las ciudades cosmopolitas del mundo occidental muestran una cara más amable y tolerante, (gay friendly) hacia la comunidad LGBT+. Se puede decir que todas estas grandes megalópolis (incluyendo por supuesto a la Ciudad de México) cuentan con alguna zona o barrio donde se concentran de manera principal las actividades, establecimientos y puntos de reunión de la comunidad LGBT+. En la Ciudad de México este lugar de honor lo ocupa, por supuesto, la llamada Zona Rosa de la capital. Pero uno de los barrios LGBT+ más importante e influyentes del mundo es, sin duda alguna, Castro, en la ciudad de San Francisco, California. Conozcamos un poco su historia:

El Castro, conocido también como Eureka Valley, debe su nombre a José Castro (1808-1860),  líder de la oposición mexicana contra la toma de California por parte de los Estados Unidos. El barrio de Castro se originó alrededor de una estación de tren que unía a Eureka Valley con el centro de San Francisco. Entre 1910 y 1920, El Castro fue conocido como la Pequeña Escandinavia, gracias a la gran cantidad de inmigrantes del norte de Europa. En los años 1930’s también estuvo habitado por una numerosa comunidad irlandesa.

En los años 1960’s, Eureka Valley fu e bautizado con su nombre actual gracias al Teatro Castro, que se estableció en la esquina de las calles Castro y Market. 
El auge de la zona como un barrio gay comenzó en los años 1940’s, después de la Segunda Guerra Mundial, cuando numerosos soldados del ejercito estadounidense fueron dados de baja por su condición homosexual. La mayoría se estableció en la zona, y ya para los años 1950’s, la Polk Street se convirtió en el punto de reunión principal para la comunidad gay. En 1963 abrió sus puertas el Missouri Mule, el primer bar gay del barrio. En 1967 ocurre un evento trascendental: el llamado Verano de amor (Summer of Love), cuando alrededor de 100’000 jóvenes de prácticamente toda la Unión Americana y pertenecientes al movimiento hippie, se instalaron a poner en práctica sus ideales y estilo de vida en Haight-Asbury, barrio separado de El Castro por una colina. Los ideales y pensamientos de libertad y amor de los hippies influyeron mucho en la comunidad gay. De hecho, este curioso episodio de la historia es retratado a la perfección por el músico John Phillips, de la banda The Mamas and the Papas para escribir la clásica canción San Francisco, interpretada por John McKenzie en 1967.

En 1973 el célebre político y activista en pro de los derechos de la comunidad gay Harvey Milk, hizo de El Castro su base de operaciones. Esto activo aún más sus estatus de distrito gay por excelencia en los Estados Unidos. Por desgracia, la crisis del VIH / SIDA en los 1980’s y 1990’s afectó severamente la zona. Miles de personas murieron a consecuencia de la pandemia en la zona. Por fortuna, se pusieron en marcha eficientes campañas para la promoción el sexo seguro y la consciencia sexual.

La zona más famosa y concurrida de El Castro se encuentra ubicada en la zona comercial de la calle de Castro, entre las calles Market y la 19. La influencia europea es muy evidente en la arquitectura de la zona, dando la sensación de estar en una ciudad británica o irlandesa. Entre las numerosas atracciones que nos ofrece la zona se encuentra el famoso Cine Castro, cuya construcción data de 1922 y que es considerado uno de los más importantes de San Francisco. También está el Museo de Historia LGBT, construido en el año 2010 y el primero en su estilo en el continente americano. También encontramos lugares como la Harvey Milk Plaza y el Pink Triangle Park, construido para honrar a los militares gay repudiados por el ejército en la guerra. Además, en la zona se celebran diversas y divertidas festividades para el colectivo LGBT+, como la Castro Street Fair, el Dyke March y el famoso Festival de Halloween, que fue suspendido por disturbios en 2007. Además también existen muchísimos restaurantes, bares, antros, clubes de encuentro, saunas, cines, boutiques y hoteles.

Así es que ¿Qué esperan? ¡Visiten El Castro!

LECTURA SUGERIDA:
*Susan Stryker & Jim van Buskirk: Gay by the Bay: A History of Queer Culture in the San Francisco Bay Area, Chronicle Books, 1996.

Comentarios