La afrenta del Frente Nacional por la Familia

La afrenta del Frente Nacional por la Familia

1159
Compartir

Que bonito es lo bonito, y que feas son las del Frente Nacional por la Familia y no digo de feas de físico, porque yo con el físico de nadie me meto, sino que feas de modos…

Resulta que estos últimos meses ha sido todo muy turbulento en mi México querido, a raíz de que el pasado 17 de mayo, Enrique Peña Nieto presidente de este país, hizo una reunión muy linda y muy selecta, en la que invitó a diferentes activistas unas más conocidas que otras; el evento estuvo muy colorido y bastante chic… y hasta ahí. Recién terminado el evento y comenzaron los juegos del hambre, por un lado “las congruentes” que acusaron a las otras de que para que iban a hacerle comparsa a Peña Nieto, que sí era asesino, que los 43, que la casa blanca, que los votos del 2012 y así la lista interminable, recordemos que nuestro presidente tiene mucha tela de donde cortar; sin embargo mientras las actimismas elegebeteras se peleaban por ver quién era la más bonita, congruente y poderosa, los grupos conservadores se organizaban para dar lata con el tema, y así fue como comenzaron a agruparse por células conspiradoras en contra de los derechos humanos; las otras, las elegebeteras aún no se daban cuenta que Peña Nieto no era el enemigo, el enemigo se estaba organizando en otros círculos y en otros niveles; y no defiendo a Peña, simplemente afirmo lo que en estos meses ya pasó.

El Frente Nacional por la Familia, como se hace llamar el dichoso grupo, comenzó con las embestidas, a madrear por un lado y por el otro y mientras nosotras estábamos peleando para decidir quién era la más congruente, ellos estaban recabando firmas, cabildeando sus propuestas, metiéndose hasta la cocina. Tiempo después, tarde pero seguro comenzamos a reaccionar y nos dimos cuenta que se venía una afrenta a la que debíamos hacerle frente; lo interesante de este proceso es que muchas voces se comenzaron a alzar y despabilar (o sea “mete las manos, que te están puteando»); pero estas voces venían de las y los integrantes más jóvenes del colectivo, esos a los que nadie nunca consulta ni toma en cuenta, esos que nada más se les convocan porque se ocupa mano de obra entusiasta para montar los eventos y que carguen cosas; y así fue, entre el duelo nacional porque se nos murió Juan Gabriel y la abrupta/bruta marcha del mentado Frente es que se comenzaron a organizar diferentes eventos para contrarrestar la discriminación, el odio y la homo-les-bi-trans- fobia de estos grupos conservadores.

En Monterrey, un grupo de jóvenes entusiastas comenzó a convocar a otros grupos, organizaciones y personas y organizaron un evento cultural, porque con cultura y arte contrarrestarían todo el odio que se respira en el ambiente actual de nuestra ciudad; como era de esperarse usaron las redes sociales, hicieron imágenes atractivas, llamaron a sus pares, llegaron a las y lo más jóvenes e hicieron el evento, el cual confieso les quedó muy bien, muy chingón y honestamente vino a darle un giro al monopolio de la diversidad sexual de esta ciudad, sin embargo esto me lleva a cuestionarme muchas cosas: ¿Será que ya es momento de que en los eventos y actividades de la diversidad sexual se contemple más activamente la participación de las y los jóvenes?, ¿Será que ahora si se les consultará?, ¿Será que estamos en el momento del relevo?

La verdad yo soy muy escéptica, lo digo porque en mi andar he visto como muchas y muchos jóvenes han participado activamente, les he visto sus rostros llenos de ilusión, su ganas de participar y luego cuando se ven más emocionadas y emocionados, cuando ya están bien encarriladas, viene una u otra y ¡zaz! Me les quitan sus alitas y van para abajo y me las azotan con el pavimento más duro que hay (Qué triste).

Esperemos que ahora las cosas sean diferentes. Yo creo que es el momento justo para tomarles en cuenta, sobre todo por aquello de que traen mejor manejo de las ideas innovadoras, ya es hora de darle un giro; la lucha se viene cabrona y honestamente ocupamos mucho de esas mentes y habilidades de la juventud, que se les de su lugar y que su voz realmente tenga un valor, que no nada más las agarren para cargar los tiliches de los eventos y hacer comparsa.

Yo nomás digo, ahí que mi Santo Niño de Atocha los ilumine.

Los quiero con todas mis almas.

Comentarios