La ‘Mafia Rosa’: ¿Existe una conspiración homosexual en el mundo?

La ‘Mafia Rosa’: ¿Existe una conspiración homosexual en el mundo?

518
Compartir

Uno de los temas más recientes en los medios del mundo, principalmente en los medios digitales, es la reaparición de la red Anonymus, un grupo de hackers que, desde hace algunos años, aparecieron en diversas redes y plataformas haciendo revelaciones polémicas sobre temas de política, religión, ocultismo, espectáculos, internet etc.

Se puede decir que, con sus supuestas revelaciones, ahora forman parte del grupo de teorías de conspiración que invaden el mundo. Nadie sabe que tanto es realidad de lo que ellos publican, y que tanto forma parte de las tantas mentiras que abundan en el mundo virtual. Aún así, no dejan de ser interesantes, y en muchos casos, ponernos a pensar.

En este mundo lleno de leyendas y rumores que hablan de la existencia de grupos y sociedades que conspiran en secreto para tener el control del mundo, ¿Habrías imaginado la existencia de un supuesto grupo integrado por miembros de la comunidad gay? Pues existe. Este supuesto grupo, sociedad o comunidad secreta, recibe el nombre de Mafia Rosa o Lobby Gay.

Este grupo, según se ha investigado o deducido, aspira a tener el control político, económico, cultural y artístico del mundo. Su existencia se «reveló» en 1967, cuando el crítico británico Kenneth Tynan criticó el control y monopolio que los homosexuales ejercían en el mundo del arte y la cultura. El artículo fue publicado en la revista Playboy, levantando un debate entre los lectores. En la década de los 70, el rumor cobró fuerza cuando la edición dominical del diario New York Daily News publicó un artículo del periodista Steven Gaines titulado Velvet Mafia. Este autor también co-escribió una Novela en clave, o sea, una novela sobre la vida real disfrazada de ficción, llamada The ClubDicha novela era un retrato sobre la vida underground del famoso nightclub Studio 54, que estaba dominado por miembros de la comunidad gay que ejercían una enorme influencia en la cultura, política y sociedad, entre ellos Andy Warhol, Calvin Klein y Truman Capote.

En los años 1990s y 2000s, el rumor sobre la existencia de este grupo volvió a salir a la luz pública. Revistas como Spy Vanity Fair, dedicaron artículos para hablar sobre esta sociedad secreta, que según el empresario y filántropo estadounidense Michael Ovitz (que fue presidente de Disney en los 1990s), eran los responsables del declive de varias empresas en los Estados Unidos. Incluso este personaje acusó a los estudios cinematográficos DreamWorks de boicotear a Disney bajo el mando de un grupo de empresarios homosexuales. Y es que  Hollywood tampoco se ha salvado de estar vinculada con esta supuesta organización secreta.

En cuanto a los integrantes de este supuesto grupo, se ha mencionado a una gran  cantidad de políticos, empresarios, nobles, actores, cantantes y religiosos. También se habla sobre rituales de iniciación para sus integrantes. Obviamente estos “rituales” no resultan ser otra cosa sino orgías y bacanales que se realizan en mansiones, clubes u hoteles de lujo localizados en diversos puntos del mundo, especialmente en América del Norte, Europa y Asia Oriental. Por supuesto que las historias y hasta personajes que se mencionan en diversas crónicas resultan fantasiosos, pretenciosos e inverosímiles.

También se menciona que la Mafia Rosa tiene presencia en El Vaticano, sede de la Iglesia Católica. Este grupo recibe el nombre de Lobby gay, y se dice que su influencia en la Santa Sede llegó a ser tal, que incluso el papa Benedicto XVI inició una severa campaña para mermar su influencia. Algunos sectores religiosos, principalmente entre las iglesias protestantes de los Estados Unidos, hacen mención de una supuesta Agenda homosexual, que es un plan secreto de la Mafia Rosa de atraer o “convertir” a jóvenes vulnerables en parte de la comunidad homosexual mediante el uso de diversas técnicas. Por supuesto estas afirmaciones tan absurdas y ridículas han sido un foco de atención de los grupos en pro de los derechos de la comunidad LGBT+, pues no han hecho otra cosa sino entorpecer las labores en la lucha a favor de los  derechos de las personas LGBT y llenar aún más con basura y mentiras la cabeza de mucha gente ignorante, que aún esta atrapada entre complejos retrogradas.

Como un simple rumor e historia, resulta bastante divertido escuchar acerca de esta sociedad secreta. Más allá de intereses políticos o económicos, si este grupo de verdad existiera y fuera tan poderoso como algunos afirman que es, la lucha por los derechos LGBT, así como los actos de discriminación y violencia homofóbica, tendrían un final distinto al que todos conocemos que es la impunidad.

LECTURA SUGERIDA:

*Steven Gaines / Robert Jon Cohen: The Club, Bantam Books, 1980

 

Comentarios