Mario Cabrera Molina (1984-2016) ¿Un crimen de odio e irresponsabilidad médica?

Mario Cabrera Molina (1984-2016) ¿Un crimen de odio e irresponsabilidad médica?

1179
Compartir

(Reynosa, Tamaulipas 11 de julio de 1984-Colinas de Santiago, Chihuahua 18 de septiembre del 2016)

Mario era un muchacho muy activo, el mayor de tres: Lupe y Carmen eran sus hermanos, trabajador, que inicialmente había estudiado hasta la secundaria, después se metió a trabajar en una rosticería. Tiempo después se juntó con una mujer que lo abandonó a los 3 meses de nacida, su hija que este año cumpliría ocho y a la que volvió a ver por conflictos con su ex pareja. .

Esto deprimió mucho a Mario quien se refugió por algunos meses en el alcohol, y que fue la razón de que Mario se fuera a Monclova, con Ricardo, según relata su madre la señora Gloria Molina Piña. Ricardo Escobedo Mata y Mario se conocieron, cuando Ricardo se fue a Reynosa, Tamaulipas, donde trabajaban juntos haciendo casas, siendo él quien lo visitaba a su casa. Al acabarse el empleo decidieron quedarse para luchar por un espacio hasta que tuvieron su casa, después se mudaron a Monclova en 2009, donde trabajaron en Ica Fluor por dos años, los terminaron y después laboraron para Cosisa por dos años y cuatro meses, cada año iban a visitar a Doña Gloria.

Mario terminó la preparatoria y estaba a punto de entrar en una universidad ubicada sobre la calle Carranza, al principio quería estudiar Criminología y después una ingeniería porque lo habían ascendido a supervisor en Cosisa

“Nosotros éramos de la casa al trabajo, convivir con los vecinos y la familia, no teníamos problemas con nadie y las personas hablaban con nosotros, nos regalaban cosas, no ocultamos nada a nadie. Mi familia nos apoyaba en todo y mi mamá lo quería mucho, siempre preguntaba por él, era muy importante para todos, para mí”

Ricardo y Mario eran obreros en AHMSA y vivían juntos en la calle Charco Azul número 1532, a donde se habían mudado despúes de vivir 6 años juntos en Las Misiones, al oriente de la ciudad. Mario y Ricardo eran una pareja que tenía muchos proyectos en puerta, Mario había apartado un terreno y quería fincar. Mario, ya se había tomado las fotos para entrar a una universidad y en el trabajo estaban viendo el cambio de horario para que pudiera completar su carrera. Al principio, Mario quería dejar de estudiar por el trabajo, pero Ricardo y el supervisor Maldonado, lo convencieron para seguir luchando por su educación.

El sábado habían acudido a una reunión familiar a dos cuadras y regresaron a su casa a las 3:00 de la mañana, su sobrina le pedía que no se fueran, pero ya iban a dormir. El domingo 18 de septiembrem Ricardo se levantó porque escuchó ruidos extraños y al estar la casa a oscuras, sólo alcanzó a ver a un joven forzar una ventana.

El muchacho brincó y lo apuñaló dos veces en el brazo, otro joven se metió a la casa y le abrió la puerta a los demás, no alcanzó a verlos por la oscuridad. Uno de ellos lo tumbó mientras otros agarraban objetos, le dijo que no lo iba a matar que sólo quería la cartera, porque ya estaban reportados.

“Salieron corriendo y Mario salió del cuarto, uno se regresó y fue cuando le clavó el cuchillo en el cuello, si no se hubiera regresado, estaría vivo. Me dijo, “Payo mira donde me dieron, me voy a morir”, traté de taparle la herida y le puse una sábana para que no saliera más sangre, pero en ese momento cayó”, explicó Ricardo.

Desesperado y asustado, Ricardo salió a gritar por ayuda y al no obtenerla, Ricardo tomó a su pareja y lo llevó hasta la Clínica 84, donde no fueron atendidos, porque no había médicos en la madrugada. Ricardo tuvo que golpear la mesa de recepción, para que salieran, a Mario lo dejaron en una silla de ruedas y a Ricardo lo mandan fuera del hospital, dejando hilos de sangre a su paso.

“Me dijo el guardia que el médico era un señor, pero no fue cierto, era un intendente que estaba limpiando mi sangre cuando llegué. No me revisaron en ningún momento y fue por que no lo atendieron a tiempo que falleció, lo dejaron sentado y yo sólo pedía que le pusieran algo para que respire”, comentó Ricardo..

Personal de la Clínica 84 le habló a una ambulancia que trasladó a Ricardo a la Clínica 7 del IMSS dejando a Mario ahí, quien en todo momento estuvo consciente, dijo que el personal estaba dormido y de haber atendido en tiempo y forma, Mario estaría vivo.

Inicialmente se manejó el robo como móvil de los hechos, aunque después salió a la luz pública que el robo fue perpetrado en otro domicilio aledaño, dejando entrever, que los responsables, se metieron a casa de Ricardo y Mario, teniendo claro lo que iban hacer y posiblemente intentaron desviar la atención robando en la casa de enseguida.

Autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado dieron a conocer que Mario, murió a consecuencia de un shock hipovolémico por laceración en arteria y vena subclavia tras recibir una certera puñalada cerca del cuello.

El cuerpo de Mario, fue velado en la Sala 2 de la Capilla de Funerales La Paz y entregado a su madre, Gloria Molina Piña, de 51 años, con domicilio en la ciudad de Reynosa, Tamaulipas, quien se encargó de trasladar a su hijo a su ciudad natal para darle cristiana sepultura.

Agradezco a Tlacaelel Paredes Gómez me haya dado el tip.


Foto y datos tomados de:

https://www.facebook.com/mario.cabrera.5011

https://www.facebook.com/carmen.cabreramolina.1

http://periodicoeltiempo.mx/…/denuncia-negligencia-en-muer…/

http://laprensademonclova.com/…/ultimo-adios-a-mario-cabre…/

http://periodicolavoz.com.mx/buscan-a-asesinos-de-colinas/

http://www.diariocambio.com.mx/…/24077-se-meten-a-su-casa-y…

Comentarios