Millennials en primera clase, ¡sí se puede!

Millennials en primera clase, ¡sí se puede!

1135
Compartir

Pedí mi primer Cabi (pa’ la raza, Cabify para la formalidad),  el 4 de noviembre 2016. Un servicio de transporte privado que  no había experimentado, sabía que existe porque unos compañeros del trabajo me comentaron que su servicio era parecido al que se brinda a clientes de perfiles ejecutivos.

Los primeros servicios que solicité desde mi perfil no eran para mí, sino para todo el equipo demoledor que estuvo apoyándonos en la gestión de la Primera temporada de arte para derrumbar los mitos sexogenéricos. Quienes me hicieron saber su comodidad en el viaje. De hecho en uno de esos, fue para únicamente ir al departamento de una integrante y traer una laptop, el cual nos la entregó hasta la puerta de la Escuela Adolfo Prieto, cuando salieron camino a la avenida para buscarlo les tomó por sorpresa que se encontraba en recepción.

También sin haber usado en sí el servicio en el primer fin de semana la Demolición me percaté de que está fresón, nice, porque la atención hizo la diferencia: Te hablan por celular recién adquieres el servicio para presentarse y decir su estimado de llegada, además de aclarar tu ubicación y así evitar contratiempos de “¿Dónde estás?” “ Ah, No te veo” “¿De qué color?” “No, no soy Cassandra” “Busco a Simón Pedro” “¡ah! disculpa”   o qué sé yo, en esa llamada se aclara el chicharrón.

Además, cuando subes al coche ya que confirmas tu destino y das ciertas indicaciones para el trayecto inmediatamente te ajustan el aire acondicionado / calefacción, agua, mentas, música… de eso me percaté que era dentro de su protocolo porque todos los choferes lo hacían.

Lo mejor fue que todos me trataban como si ya me conocieran ofreciendo todo lo que les comento, quizá porque llené los datos de preferencias que tienen en la app, y ya para cuando iniciaba el viaje todo esa atención que tuve era porque ahí la solicité.

cabifymty

Un servicio de primera clase, por el mismo precio, las promociones y que además Cabify apoye a artistas y la lucha contra la discriminación al patrocinar Demolición del Género, la convierte  en la empresa amigable y socialmente responsable que una ciudad como la nuestra, necesita.   

Comentarios