¿Qué es la economía feminista y cómo pretende salvar al mundo?

¿Qué es la economía feminista y cómo pretende salvar al mundo?

274
Compartir

Desde la perspectiva feminista se han exhibido  los efectos de la crisis ecológica, de los cuidados y el papel que desempeñan socialmente, las mujeres mujeres, lesbianas, trans y personas no binarias.

El centralismo corporativo así cómo el endeudamiento y las políticas de austeridad han reducido el gasto público, correspondiente a servicios sociales y salud sexual además de derechos reproductivos, en casi todo el mundo.

“Todas las actividades y relaciones económicas que permiten sostener la vida de los seres humanos y cuidar de la naturaleza. Se trata de actividades que han sido tradicionalmente protagonizadas por las mujeres, aunque en situaciones de injusticia y desventaja”, afirma la investigadora Magdalena León.

Entender el crecimiento económico como el aumento del producto bruto interno, reduce la perspectiva a la simple relación capital-trabajo.

“La Economía Feminista propone que el objetivo central de la economía sea garantizar la provisión necesaria para la sostenibilidad de la vida humana y no humana, a través de procesos económicos que preserven la sobrevivencia del planeta. Si descentramos los mercados, estamos haciendo un cambio de perspectiva, porque estamos diciendo que el objetivo de la economía debiera ser garantizar las condiciones de posibilidad para todas las vidas que las personas queremos vivir”.

De esta manera es como se ha dimensionado la contradicción en la relación capital-vida, en todos los países.

En cuanto al objetivo. De acuerdo con la Red Mujeres del Mundo, se pretende recuperar la importancia de la perspectiva feminista para transformar las relaciones desiguales entre géneros, creadas por los sistemas patriarcales y neoliberales a nivel mundial.

Para ello, es imprescindible conmensurar la explotación irracional de recursos naturales, del mismo modo que  la violencia sistemática hacia las mujeres, la naturaleza y los pueblos considerados inferiores, como fórmula del crecimiento infinito que es otro de los terribles aportes del orden patriarcal.

Un consenso social mundial que permita las alianzas para hacer frente a la crisis civilizatoria, es la propuesta para lograr encausar el feminismo, la justicia climática y ambiental, economía social y solidaria, la agroecología y  la soberanía alimentaria, hacia un modelo económico que favorezca la igualdad de género y el equilibrio medioambiental.


Fuente: Desinformémonos y Confluencia Feminista. 

Comentarios