A la Memoria de ‘El Bello Claudio’, un alma nocturna en los...

A la Memoria de ‘El Bello Claudio’, un alma nocturna en los turbulentos años 80

117
Compartir

(México DF a 14 de enero-Ciudad de México 5 de agosto del 2018)

Claudio Augusto Martínez Alizeri, conocido por sus amistades como “El Bello Claudio”, era el alma de la noche en los turbulentos ochenta, personaje fundamental en la historia del México subterráneo de los años ochenta. Su presencia era imprescindible en las fabulosas fiestas de esos años, el más joven de la tropa New Wavera del Sur. Mario Lafontaine, recuerda como lo conoció:

“La primera vez que yo me escapé a Hip 70, en aquella tarde/noche de 1980, antes que conocer al Capitán Pijama y a Size, lo conocí a él, pues estaba parado en la entrada del lugar, impresionante, altísimo, con una pinta única, excepcional y me dijo: “Escóndete nene, si te ven te van a sacar, estas muy chico” Minutos después ya escondido en la penumbra, vi por vez primera a Illy, Walter, Charly, Alfonso, Capitán Pijama, Tin Larín etc.. y a él bailando como nadie más”

En 1984, el grupo María Bonita organizaron en El Ágora, la premiación a los mejores ejemplos del rock nacional, ganando en la categoría de mejor video: Viaje en Hongo de Lula, dirigido por Ricardo Nicolayevsky y con la presencia de Katia Schkolnik y el Bello Claudio, entre otras muchas categorías y premiados.
Quienes le conocieron, nos hablan de una persona con un gran corazón, afable y con un gran humor, bello por fuera y dentro, su voz sensual y rasposa cual cantante de rock. También era conocido como el Go-Go Boy de Size. Ricardo Nicolayevsky le realizó algunos retratos audiovisuales donde se deja ver la belleza de Claudio.

A finales de la década de los 80 y principios de los 90 Claudio participó junto con Alejandra Bogue en el evento 15 mil voltios del famoso DJ y performancero Chrysler. En 1990, José Antonio Cordero, conoció al bello Claudio en una fiesta “gay” en una casa particular en Satélite, lo recuerda de la siguiente manera:

“Tenía el cabello negrísimo. Largo, ondulado y despeinado, como el de Tongolele después de una de sus danzas. Su rostro, palidísimo como polvo de mármol, su delgada nariz estatuaria y su boca, una pequeña y delgada línea sensual y roja. Estaba todo vestido de negro con cuero y unas botas también negras de plataforma. De verdad, en conjunto era del tamaño de la torre Latinoamericana (…) él apretó mi mano y sentí la suya -gigantesca también, como la gran mano venuda que le pende al David de Michelangelo de lado-. Al hacerlo sonrió y escuché su voz gruesa y penetrante como trueno “Yo soy Claudio y ¿tú?” ”
El 31 de julio de 1991, el bello Claudio fue a una exposición individual de su amigo Gerardo Montagno Ortega, con quién platicó, todavía eran los tiempos de “jugar a Londres”, grandes reventones y juergas.

El Bello Claudio incursionó en la elaboración de libros de texto, en 1999 creo para la Oxford University Press-Harla México el libro: Mi Libro de Español 1 y en el 2006 participo en la creación de contenidos de Mi Libro de Español 3, de Oxford University Press ambas aventuras a lado de María G García Monterrubio y Alejandra Miranda Soto.

En el 2006 Claudio era el patrón de una constructora que estaba sindicalizada en la Alianza General de Trabajadores de la Construcción, Demolición, Excavación del DF, siendo Melquiades Tejeda Miramón el secretario de este sindicato. En el 2010 demandó a Scotiabank Inverlat ante el juzgado quinto de Distrito en Materia Civil, bajo el expediente 495/2010, con fallo a su favor y terminando este juicio el 31 de agosto del 2012.

En octubre del 2013 se le vio acompañando a su amiga de toda la vida: Alejandra Bogue en la alfombra roja de “Tercera Llamada”.
Tiempo después el bello Claudio, sería atropellado por un trolebús, quedándole secuelas en especial en uno de sus bellísimos ojos. Su última aparición pública fue el 28 de julio del 2018 en la reinauguración de El 9, donde se reencontró con amigos entrañables como: Humberto Álvarez, Armando Cristeto y Alejandra Bogue entre otros.

Su partida fue sorpresiva. Fue velado en García López Boutique, en General Prim # 62, Col. Juárez y cremado el lunes 6 de agosto en García López de Tlalpan. Recientemente había fallecido su padre, sobreviviéndole su querido hermano Adrián.

El 15 de agosto, el bar El 9 le realizó un homenaje. El gran Mario Lafontaine le dedicó el siguiente texto:

Ya nunca más viviré esas noches, ni jamás caerá la misma lluvia, pero siempre seguiré recordando, la gloria que nos tocó vivir. Añoro los sitios donde caminamos y los primeros sintetizadores que tocamos, todo absolutamente todo era nuevo, todo era una gran y poderosa revolución. La Gloria que nos tocó vivir, hoy todo se marchita, muere y olvida, muchos ya no están y ya no podemos ni conversar pero hasta el último de mis días, proclamaré y gritaré de la gloria que nos tocó vivir.

Comentarios