Francisco Javier Lucero Galán (1990-2018) In Memoriam

Francisco Javier Lucero Galán (1990-2018) In Memoriam

330
Compartir

(México DF 23 de mayo de 1990-Ciudad de México 13 de octubre de 2018)

De cariño sus amigos le decían “Galancito”o “Javimaniki”. Javier, como le gustaba que le llamaran, se inició en el ambiente, en el 2004 aproximadamente, bailando coreografías en Cabaré Tito donde pronto conoció a varios amigos que se convirtieron en sus “manas” como Edgar B. Fernández, este último recuerda que se distinguía por ser guapo, buena onda, divertido, perra, fashion, buen bailarín además de ameno y solidario.

Mark Arana lo recuerda: “aquel Junio de 2006 cuando me ayudaste a cambiar mi look para mi premiación en los ESCAres… Me decías: ¡Ay, anímate hermana te verás genial!… Me planchaste mi cabello, me pusiste tu outfit y me llenaste de brillos, pero sobre todo de ¡¡¡ mucha luz y alegría!!!

Trabajó en BTL y en Laboratorio Dental Lucero, empresa familiar, para ello se capacito en mecánica y protesis dental en el Colegio Tecnologico Dental, recibiendo su diploma el 3 de diciembre del 2008. Al año siguiente tomarìa el diplomado en Desarrollo Humano “Abriendo Mentes, mostrando caminos” por el instructor Carlos Gil.

Era bilingüe, su inglés era británico. Le gustaban los gatos, tenía una de mascota llamada Lichie. Se definía así mismo:

“Amoroso Noble Paciente Cauteloso Tierno Amable Tolerante Chingón Burlón Generoso amiguero”

En el 2016 comenzó una relación. Ese año trabajó para Huawei, Body Crunch y para Coca Cola en esta última como edecán. Además cursó el diplomado en Desarrollo Humano “Con todo para crecer y ayudar a crecer” impartido por Capacitación, Desarrollo y Transformación SC, impartido por Carlos Gil. Era asiduo a las fiestas de Impulse.

El 9 de diciembre de ese año escribiría lo siguiente: “Yo sonrío, no porque siempre me vaya bien en la vida, sonrío porque ya pasé bastante tiempo triste y la verdad me cansé de andar buscando culpables. Sonrío porque es mi mejor arma para conquistar lo que quiero, porque a pesar de tantas tragedias mi corazón sigue siendo sincero. Sonrió por mí por lo que soy, porque lo merezco”.

Fue velado en la agencia Gayosso de Félix Cuevas en la sala 3, partiendo el 14 de octubre al crematorio del Panteón Español.

Comentarios