Hiperrealismo: La Máxima Expresión

    Hiperrealismo: La Máxima Expresión

    698
    Compartir

    Nos hará sentir vivos, estáticos y cautivados; realidades o coincidencias tal vez.


    El Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey presentó una selección de 31 esculturas creadas por 25 de los artistas más importantes en un movimiento que retrata las múltiples formas en que se genera la figura humana, su relación con diferentes expresiones de la historia del arte y su evolución técnica desde Sus comienzos hasta la actual era digital. Es la primera exposición creada con el fin de mostrar una revisión más profunda de la figura humana a través de más de cincuenta años de hiperrealismo.

    A partir de los años 1960 y 1970, diferentes escultores se involucraron con un modo de realismo basado en la apariencia físicamente realista del cuerpo humano. Al desplegar técnicas tradicionales de modelado, fundición y pintura para recrear figuras humanas, siguieron diferentes enfoques hacia una forma contemporánea de realismo figurativo.

    La selección de obras incluye a destacados escultores hiperrealistas, comenzando por los pioneros norteamericanos George Segal, Duane Hanson y John DeAndrea; continuando con el español Juan Muñoz, el italiano Maurizio Cattelan, la belga Berlinde de Bruyckere, los australianos Ron Mueck, Sam Jinks y Patricia Piccinini, y el canadiense Evan Penny, entre otros.

    La exposición revela diferentes maneras de abordar la representación corporal a través de cinco secciones

    Replicas Humanas: Piezas con gran realismo que transmiten al espectador la ilusión de autenticidad y de encontrarse frente a una réplica humana que funciona de espejo.

    Esculturas monocromáticas: La ausencia de color natural en las esculturas disminuye a primera vista su efecto realista, pero al mismo tiempo destaca la pequeñez del cuerpo humano.

    Partes del Cuerpo: A partir de los noventa, muchos artistas comenzaron a concentrar su atención en partes específicas del cuerpo humano que luego utilizaron como base para mensajes perturbadores, no siempre desprovisto de humor.

    Jugar con el tamaño: En la última década del siglo XX, Ron Mueck revolucionó la escultura figurativa aumentando o reduciendo drásticamente el tamaño de las figuras, centrando la atención en temas existenciales y mostrando a los seres humanos desde una nueva perspectiva dimensional.

    Realidades Deformadas: A lo largo de las décadas anteriores, los avances científicos y tecnológicos han permitido un cambio radical en la percepción y comprensión de la realidad. Debido a esto, algunos artistas admiran los cuerpos desde una perspectiva distorsionada y alterada.

    La exposición fue presentada con gran aclamación en el Museo de Bellas Artes de Bilbao y viajará después de su estancia en MARCO al Museo Arken de Arte Moderno de Copenhague.

     

    Comentarios