Hugo Méndez Cisnes (1971-2019) Justicia para un maestro de la vida

Hugo Méndez Cisnes (1971-2019) Justicia para un maestro de la vida

165
Compartir

(1 de diciembre 1971-Tehuacán, Puebla 31 de enero de 2019)

A Hugo le encantaba las ciencias, las artes y la jardinería, le gustaba el futbol soccer y era aficionado de los pumas. En las elecciones del 2018, Hugo había votado por AMLO, creía en la revolución bolivariana. Hugo era un convencido del Estado Laico y el señalamiento a la discriminación de las Iglesias hacia las personas LGBT era una constante en su perfil.

Hugo comenzó su carrera docente como apoyo Técnico Pedagógico, esta labor duró al menos 30 años, gustaba de que sus alumnos aprendieran aplicando los conocimientos, de esa manera las matemáticas y las ciencias fueron parte importante de su enseñanza. Fomentaba con sus alumnos, el ajedrez como un deporte. Su amiga Saraí Santiago, lo recuerda de la siguiente manera:

“… le gustó más el trabajo en el aula, porque el argumentaba que ahí se gestaban los Aprendizajes. Tenía muy buena didáctica, enseño a leer y escribir a muchos niños con actividades retadoras, interesantes y desafiantes, seguramente muchos le recordarán por la forma que aprendieron a leer y escribir. Años posteriores tomó grados superiores y fueron verdaderos encuentros de aprendizajes retadores, siempre se esforzó por construir un ambiente colaborativo y divertido. Gozo siempre del reconocimiento de sus alumnos por su desempeño docente. Siempre acompañó a sus alumnos para que destacarán en las Olimpiadas del conocimiento a nivel local, estatal y nacional. Hizo varias acciones bondadosas por los niños de su comunidad de origen.”

Hugo, era docente de una primaria indígena de la junta auxiliar San Lorenzo Teotipilco, era un maestro sensible y comprometido con su trabajo, además con deseos de superación constante lo que le llevó a poner su propio negocio. Hugo, era el coreógrafo del Grupo Cisnes, además de propietario de un negocio de renta y venta de trajes:  “Trajes Cisnes”, en Plaza Cristal, a la par de que participaba en una compañía de baile folclórico. Hugo se consideraba de esta manera:

“Soy muy sociable me considero agradable, me encanta el cine, me gusta viajar… Me molesta la gente hipócrita sobre todo la gente q no tiene una filosofía personal y se deja manipular con facilidad…”

Hugo, ya había sufrido un ataque con arma blanca, que lo había dejado postrado, recientemente había recibido amenazas de muerte por su orientación sexual, pues era una persona abierta y orgullosa de su sexualidad. Además de las actividades referidas, Hugo se dedicaba a actividades humanitarias y caritativas con los niños de la Sierra Negra. Su cita favorita era la siguiente: “El respeto al derecho ajeno es La Paz… Benito Juárez.”

Hugo, fue asesinado en la cochera de su domicilio, ubicado en el Fraccionamiento Santa María Coapa en la calle 4 no 635, casi Vicente Guerrero. Su hermana, había tratado de comunicarse con él durante el día, así que decidió ir a su domicilio, cuando encontró el cuerpo de Hugo, maniatado de pies y manos con sus corbatas.

Fue la noche del jueves cuando se pidió el apoyo a las corporaciones de auxilio debido a que el profesor yacía al interior de su vivienda y con varias heridas de arma punzocortante; al llegar los paramédicos confirmaron que el cuerpo ya no tenía signos vitales, por lo que se solicitó la intervención de personal de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Peritos de la FGE confirmaron y asentaron en la carpeta de investigación 339/2019/TEHUA que había desorden en la vivienda, que había cajones abiertos y que habían revisado las pertenencias del occiso, por lo que la familia en un principio presumió que era robo.

El lugar fue inmediatamente acordonado por policías municipales, más tarde llegaron elementos de la Policía Científica quiénes apuntaron los hechos. Durante el transcurso de la noche, familiares de Hugo llegaban al lugar, que no daban crédito de lo sucedido.

Agentes Estatales de Investigación (AEI) con apoyo de peritos realizaron el levantamiento del cuerpo, que fue enviado al anfiteatro municipal para realizar la necrocirugia de ley, así determinar las verdaderas causas de su muerte.

Activistas y familiares, exigieron a las autoridades de la FGE para que el homicidio de Hugo se investigue como un crimen de odio, pues señalaron que está claro que no se trata de un asunto común. La parroquia de San Felipe de Tepexilotla elevó plegarias por quién fuera uno de sus feligreses.

Asimismo consideraron que de ninguna manera se mancha la memoria del maestro por reconocer su preferencia sexual, por lo llamaron a la sociedad a no estigmatizar esa parte de su ser, puesto que todo indica que: “no lo mataron por ser maestro, ni por vender trajes o por tener un grupo coreográfico, lo mataron por su preferencia sexual y a nosotros nos indigna e interesa que se encuentre a quién o quienes lo mataron y se aplique todo el peso de la ley, porque era uno de los nuestros”.

Desde el Congreso del Estado exhortaron a la FGE para que esclarezca el “crimen de odio” del profesor Hugo Méndez Hernández, la diputada de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Vianey García Romero hizo la solicitud ante el pleno de la LX Legislatura donde pidió revertir las conductas contrarias a la inclusión social. Se informó a través de la página del Congreso, lo siguiente:

“En el caso de Hugo Méndez Romero, al parecer su único error fue vivir en libertad y sin apariencias, hecho que derivó en recibir amenazas constantes que concluyeron con su fatal homicidio”

Para efectos legales su nombre era Hugo Méndez Hernández.

 

Comentarios