¿La barba perfecta? Lo que tienes que saber para lucir como caballero...

¿La barba perfecta? Lo que tienes que saber para lucir como caballero y no como vagabundo

1283
Compartir

El pelo de la barba no es como el de nuestra cabeza, es más grueso y rizado y la piel de debajo es distinta al cuero cabelludo, por eso necesitamos cuidados diferentes.

Hoje na coluna de Moda Masculina, vou mostrar algumas dicas de como fazer a barba perfeita, que é uma tendência muito forte na beleza masculina.
La barba es parte de la identidad de muchos hombres, el estilo de ésta, define mucho de cada uno y por ello cuidarla es importante.

Durante el día nuestra barba se ensucia, ya sea con restos de comida, humo de tabaco (los que fumen o frecuenten lugares con humo) o cualquier cosa susceptible de quedar atrapada entre los pelos.

Al igual, en temporada de frío, la piel de debajo de la barba sufre y puede llegar a resecarse, descamarse e irritarse.

 

Para lavar la barba apropiadamente debemos recordar que ésta, posee aceites naturales que intervienen en su crecimiento, fortaleza y brillo, por lo que una frecuencia demasiado alta de lavado puede acabar con estos aceites naturales y jugar en nuestra contra.

Una barba con estilo otorga distinción a cualquiera que la porte.

Expertos consideran que la frecuencia de lavado correcta es de tres veces por semana, usando jabones o champús, y el resto de veces, basta con lavarla únicamente con agua.

De esta manera, y espaciando los lavados en días alternos, conseguimos respetar los aceites y dejar que se regeneren y actúen sobre nuestra piel y pelo.

Esto no quiere decir que para todo el mundo la frecuencia deba de ser de tres veces por semana, pues cada barba es diferente y única, pero el exceso de lavadas puede dañarla y también nuestra piel puede sufrir.

Y cuidado con el exceso de jabón en la barba.

El mejor método para lavar la barba es aplicando el  producto  de nuestra elección, repartiendo generosamente por toda la barba, hundiendo las yemas de los dedos y dejando que alcancen nuestra piel.

Esto es importante porque la piel de debajo debe quedar limpia e hidratada.

Cuidar tu barba habla bien de ti.

Aplicamos de raíz a puntas y en todas la direcciones posibles. La gente con barbas nuevas, pueden frotar con un poco más de énfasis, pues las barbas recientes suelen descamar algo más la piel y además, así estimulan mejor los folículos, consiguiendo un mejor desarrollo y crecimiento.

Debemos enjuagar la barba con abundante agua, en varias direcciones y de manera completa para evitar que queden restos o residuos que puedan provocarnos picazón o descamaciones una vez que la barba se seque.

El secado de tu barba es importante. Tanto como el de tu cabellera, usa la secadora con moderación.

Otra cosa a tener en cuenta es la temperatura de agua que usamos tanto para el lavado como para el aclarado.

Usar agua muy caliente puede secarnos demasiado la piel, lo que jugaría en nuestra contra para un desarrollo correcto de la barba.

Usaremos agua templada para mojar y lavar la barba. El agua templada no nos resultará desagradable en primer momento y es mejor que la fría para el lavado. Además, también abrirá los poros al igual que el agua caliente sin consecuencias tan agresivas.

Para el enjuagado, usaremos también agua templada, pero una vez que eliminemos todo el champú o jabón, podemos pasar a un agua más fría para ir cerrando poco a poco los poros y además, aportar brillo.

Después de lavar correctamente la barba, tenemos que secarla, para evitar que el agua que se queda entre los pelos pueda irritarnos la piel.

La mejor manera es pasar una toalla limpia, suavemente por toda la zona. Importante que esto se haga de manera suave, pues cuando el pelo está mojado es más delicado.

Recomendable  después de la toalla, dar un poco con la secadora, a temperatura media, para terminar de secar todo y además estirar un poco el pelo, pasando un cepillo mientras le damos con el aire caliente.


Con información de TuBarba.com

Comentarios