Miguel Ángel Medina Lara (1997-2019) Un crimen de odio que truncó a...

Miguel Ángel Medina Lara (1997-2019) Un crimen de odio que truncó a un joven prometedor

138
Compartir

(1997-Acayucan, Veracruz 9 de agosto de 2019)

Miguel era promotor de derechos LGBT, el trabajaba como coordinador del programa Jóvenes Emprendedores de Morena y además en una papelería y estudiaba danza. Miguel tenía su domicilio en el barrio El Zapotal. De cariño le decían Mike, pero él en uno de sus cuentas se llamaba así mismo Mike Jackson Medina.Era un joven muy creativo y divertido, cariñoso y sensible, era cercano a su primo: Alex Lara. Rhiana, Paulina Rubio, y Lady Gaga eran sus cantantes favoritas.

Su sueño a futuro era modelar en pasarelas, tenía una libreta de dibujo que conservaba desde la primaria, donde comentaba que esos dibujos le impulsaban a convertirse en actor, trabajar en una compañía de teatro, montar una obra o ser modelo andrógino. como el mismo lo explicaría en su FB:

“AMO: Modelar, lo irreal. el arte, lo extraño, lo desconocido, lo ambiguo y lo imperfectamente Perfecto
ODIO: La Discriminación, la Ignoración (sic), lo incoherente y la humillación”

Con su imaginación hacía del patio o de las calles, su propia pasarela, donde reinaba la música pop y él se mostraba alegre, realizado. Estaba interesado en presentar por segunda ocasión el examen a la Escuela Nacional de Artes Teatrales, siguiendo los pasos de su primo Alex Lara, con quien se sentía identificado.
Mike Kardashian como también se había llamar en redes, no solo retrataba bien, ante la cámara, también hacia ver sus viajes, sus sueños, sus anhelos, su felicidad, era un joven con mucha pasión por vivir.

El último día que se le vio, fue el 9 de agosto en la Casa de Cultura, fue a tomar clases de teatro, con su hermano, clases que daría Alex Lara con el título “El Teatro como una posibilidad”. Él iba de camino a su domicilio, cuando sus familiares dejaron de tener conocimiento de él, por lo que fue reportado como desaparecido.

Fue golpeado y asesinado con lujo de violencia, fue torturado y lapidado en el panteón Gregorio Vidal Alor, del municipio de Acayucan, Veracruz. Cabe mencionar que la ciudadanía ya había reportado diversos actos delictivos realizados en dicho cementerio, sin que las autoridades municipales, hubieran reaccionado. Vecinos de la zona alertaron a la policía después de encontrar el cadáver del joven Miguel junto a una lápida. La zona fue acordonada por autoridades que realizaron las diligencias correspondientes para levantar el cuerpo, posteriormente fue trasladado al Semefo.

La activista por los derechos LGBT+, Jazziel Hernández lo describía así:

“Mike amaba la naturaleza y las bellas artes tenía una sensibilidad poco común a la hora de apreciar las cosas más simples de la vida como caminar en un día soleado en la naturaleza, apreciar los colores de las flores e incluso llorar al ser espectador en una obra de teatro romántica, Mike tenía una visión de la vida poco común para los chicos de ciudades o municipios de este país, quería viajar por el mundo y le encantaba socializar aunque en ocasiones pudiera parecer un ermitaño al querer estar solo: pero algo era muy característico de él y era su orgullo por ser gay, siempre portando con dignidad su orientación sexual sin prejuicio alguno, siempre dando su postura referente a la importancia de visibilizar y ser tú mismo”.

El domingo 11 se realizó una manifestación de familiares, amigos y compañeros de Mike, exigiendo justicia. Alex Lara, quien fuera su maestro de teatro escribió lo siguiente:

“Al presidente de Acayucan, Cuitlahuac Condado Escamilla (Cuitlahuac Condado Escamilla) y a las autoridades correspondientes:

Señor presidente, la comunidad está harta de la poca seguridad que existe en nuestra «Ciudad a la vanguardia». El pueblo no puede ser engañado por más tiempo, tenemos todos claro el poco trabajo que se está haciendo en materia de seguridad en Acayucan, ¿y sabe qué? Ya no lo aceptamos. Estamos hartos. Estamos cansados. Cansados de salir a la calle con miedo, cansados de no poder sentirnos tranquilos ni siquiera dentro de nuestras casas. Cansados de tener miedo al ver salir a un familiar de casa y no saber si va a regresar o no. Justo como pasó con Miguel Ángel, un chico que fue a un taller de teatro y no regresó y ahora no regresará jamás.

Un taller de teatro en las instalaciones de la casa de la cultura, cuyas instalaciones están exactamente junto a Protección Civil, donde horas después (y justo detrás de las instalaciones de PC) fue encontrado asesinado. Así es, señor presidente, detrás de las instalaciones de «protección» civil encontramos a mi primo. ¿Cuánta protección puede haber ahí? Yo no me siento protegido. Nadie ahora que esté enterado de esto se va a sentir protegido.

Miguel es un número más en las estadísticas (aunque para mí signifique muchísimo más que eso, y usted jamás va a entender todo lo que él y esto significa para mí y toda la demás familia) y estas estadísticas ya no son pequeñas. Ya no es un número fácil de decir (aunque desde que sucedió el primero dejó de ser fácil).

El miedo aumenta cada vez más, ¿pero sabe qué? También aumenta la exigencia, también aumenta el enojo del pueblo, el enojo de una sociedad. Y tras esto viene un levantamiento, levantamiento que mi primo va a ayudar a que suceda. Lea bien esto: Su muerte no va a ser en vano.

Le exigimos el esclarecimiento de los hechos, así como la resolución del caso. Exigimos saber qué pasó. Exigimos saber quién le hizo esto a Miguel.

A pesar de que se reformó el artículo 144 del código penal veracruzano en el que están contemplados los crímenes de odio basados en la orientación sexual y la identidad de género, la fiscalía se sigue resistiendo en aceptar que estos crímenes ocurren en Veracruz, a pesar de que este es el crimen de odio número 16 en este Estado.

Agradezco A Jazz, Amir Rima.
Comentarios