Compartir

La modernidad en la vida y el uso de tecnologías no sólo avanza en lo material sino también en el uso y la forma en que el ser humano se comporta. Recordemos que hace pocos años no sabíamos de la existencia del término inglés “Foodie” y ahora como todos estamos muy healthy lifestyle, empieza a tener más fuerza y si juntamos el foodie con el healthy nos encontramos con que tenemos dos macro tendencias que en definitiva han llegado para quedarse y formar ya parte de nuestra cultura.

Veamos un poco de historia de la palabra “foodie”. La primera vez que se ha hablado de éste concepto fue en 1984 para nombrar a los aficionados a la comida y la bebida, el término se lo debemos a Paul Levy, Ann Barr y Mat Sloan en su libro “The Official Foodie Handbook” (El manual oficial para los foodies).

Nos hemos convertido en unos locos de la comida (yo lo llamaría como aficionados), por que nos encontramos atentos a qué comemos, a su proveniencia y manera en que se presenta en el plato. Lo que provocó una tendencia que concientiza y vuelve a hacer apreciar por sus propiedades alimentos que estaban olvidados.

Ahora bien, comer bien, sentirse bien y estar bien son el lema de esta tendencia llamada “healthy foodie” que da nueva vida a los alimentos que teníamos totalmente olvidados, y que ha sacado al mercado innovadora alternativas más saludables. Hace algún tiempo les hablaba de la moda en los juicing, y ahora complementamos con una comida balanceada, porque para no renunciar a condimentar nuestros alimentos de manera tradicional tenemos alternativas como el aceite acalórico. Para amantes de la pasta de trigo tradicional y del arroz blanco, puedes entrar al mundo healthy haciendo un switch en consumir pasta integral como la quinoa (una opción sin gluten pero con más proteínas y más grasas que el trigo), otra puede ser el kamut (una variedad de trigo similar a éste en su nivel nutricional), la espirulina (alga que se usa como complemento alimenticio, es fuente de hierro y vitaminas) o las semillas de lino.

Si llegaste hasta este punto, es porque te interesa y sé que me dirás que como la pasta no existe algo igual pero seamos realistas yo sólo te doy alternativas a la pasta de trigo tradicional, ésas opciones más digeribles y teóricamente mejores que además son variantes para celíacos.

Todo en la vida es moda y un claro ejemplo es que el año pasado fue el boom de la col rizada (más popular como kale) hasta hace unos ayeres se encontraba olvidada en la cocina y de repente gracias a sus propiedades antioxidantes, bajo aporte calórico y elevado contenido de hierro y de calcio se volvió un consumible de moda. Además de ésta, otra verdura de mil y un propiedades es el brócoli, o apoco no me van a decir que lo consumen por inercia cuando quieren cuidarse.

Ahora cada bar/restaurante/cafetería moderna presume en su carta, las sopas frías o licuados de frutas y verduras, los cuales son el perfecto sustituto para comidas de verano y opción ideal para depurar un poco el organismo. No olvidemos que el apionabo y las algas se suman a esta lista de las nuevas verduras cool que tienen todas las cartas en regla para triunfar entre los foodies.

Después de escribir todo lo que puedes comer puedo concluir que estamos demostrando que acogemos muy bien todo lo sano, además de hacer deporte y sentirnos bien físicamente queremos alimentarnos bien; por lo que no podría haber llegado mejor tendencia gastronómica que esta del healthy foodie.

Comentarios