Justicia con jota de joto

Justicia con jota de joto

667
Compartir

Hace tiempo tuve una discusión con un amigo de ultra izquierda y llegó un punto en que hablamos de homosexualidad y su posición seguía invariable: esta conducta no era normal y por tanto no debía ser normalizada: punto muerto y sin retorno, él no me iba a hacer cambiar de opinión  ni yo a él.

Tiempo atrás un viejo amigo, profesor de la UNAM me contaba sobre su participación en el movimiento estudiantil de 1968 y me dijo algo que desde entonces replicó a los machitos progres, como mi amigo: “la izquierda no se trata de repartir los bolillos y pintar de rojo los diez mandamientos”, y es que ante todo la revolución que hace falta es la revolución cultural, aquella que abra las puertas a la diversidad y entonces sí el progreso, porque no puede haber progreso si hay exclusión.

Porque me identifico como alguien comprometido con las justicia social, nunca me he asumido estalinista, castrista o maoísta, pues estos regímenes no se han comprometido con la justicia social, al menos no con aquella justicia que se escribe con jota de joto. Hoy nuestro papel como minoría y como ciudadanos es construir un estado plural, diverso donde tengamos la libertad de usar vestido, de usar tacones, de amar a un@ o a much@s, de creer en este dios o en aquella diosa.

Ni hablar de las derechas, ahí no hay lugar para nosotros ni en sus iglesias, cof cof Juan Dabdoub, ni en sus discursos y mucho menos en sus agendas, sin embargo sí en su clóset, he conocido muchos militantes gays de derecha, con convicción y lealtad a sus partidos, guiados también por una ideología económico-política, pese a los escándalos de pederastia que rodea al clero mexicano y a los escándalos de corrupción de algunos de sus dirigentes.

A mí amigo el ultra izquierdista tendría muchas cosas que decirle, pero su opinión no cambiaría, sin embargo espero motivar a nuestra comunidad LGBTTTIQ a luchar por sus derechos, a ganar espacios, para que tomar de la mano a quien amamos no sea motivo de miedo, sino de orgullo. Esto no se trata de izquierdas o derechas, en todo caso esto se trata de justicia y dignidad.

Se vale soñar; otro mundo es posible.

Comentarios
Compartir
Artículo anteriorGagis y Britny Britny: El pajarito está en tus manos
Artículo siguienteExpusieron fotos íntimas y comprometedoras mías en redes sociales.- Carta para el Tío Gamborimbo
Diego Medina, (Violencia Parra), Poeta y activista LGBTTTIQ. Ha sido publicado en antologías como Poesía Trans No Binarie, de Puntos Suspensivos Ediciones, MORFO, de Editorial Criptomórfica, su poemario Prometeo, ganó el segundo lugar del IX Concurso Internacional de Poesía Caminos de la Libertad. Actualmente coordina el Eslam Cuir de Poesía, el cual fundó junto a Editorial Vesonautas. También es maestro pokémon nivel 33 y un amante de la cultura pop y el nesquik de fresa. Actualmente coordinador editorial de Circo Literario, fundador de la Editorial Versonautas, columnista en la revista digital Letras de Reserva, colaborador en la revista digital Hombre 21, recientemente ha participado en la antología MORFO de la editorial Criptomórfica, también está próximo a publicar su primer poemario.