La otra Bogotá, la que busca ser inclusiva

La otra Bogotá, la que busca ser inclusiva

1164
Compartir

Cuando uno comienza un viaje, lo primero que se hace es averiguar qué atracciones hay, el clima y los costos, entre otras cosas; a uno como parte de las comunidades LGBTTTIQ, muchas veces nos toca averiguar también sobre la política del o los países que se visitaran, los espacios de diversión, encuentro, si es legal o ilegal, si puedo o no puedo e incluso leer sobre las condiciones del lugar en relación a los derechos de las comunidades LGBTTTIQ.

No es la primera vez que visito Colombia, pero en esta ocasión tuve la oportunidad de visitar un espacio que primero hizo que me emocionara, después me puso a reflexionar.

Conocí el CAIDS (Centro de Atención Integral para la Diversidad Sexual) de Bogotá. Un espacio que forma parte de la política LGBT de la Alcaldía Mayor de esta ciudad colombiana, pero ¿qué fue lo que llamó mi atención?.

El CAIDS que visité se encuentra en Santa Fe, un barrio peculiar por su forma de interactuar y coexistir con el resto de la ciudad; conocido como la “zona de tolerancia” o un barrio “bravo”, ha sido estigmatizado y rechazado, curioso ¿verdad?. Tantas cosas en común entre el barrio y nuestras comunidades.

El Centro es un edificio que está compuesto por dos alas, una al occidente y otra al oriente, en total son 11 pisos de apoyo y atención hacía la comunidad LGBTTTIQ de Bogotá y este es solo uno de los dos centros que se encuentran en esta ciudad, considerado como uno de los espacios LGBTTTIQ más grande de América Latina. Este espacio es operado por el gobierno de Bogotá y depende de la Secretaría Distrital de Integración Social que a su vez cuenta con la Sub Dirección para asuntos LGBT. ¿y qué hace exactamente? En palabras de su coordinadora Deysi Johana Olarte Navarro, este centro “esta diseñado para atender a las personas de la diversidad sexual, sus familiares y/o afectos”, esto ultimo llama mi atención a lo que cuestiono ¿afectos?, me responde “sabemos que especialmente las personas LGBT tenemos diferentes formas de conformar familias y de relacionarnos con las demás personas, entonces en este sentido nuestro espacio esta diseñado para todos y para todas las formas de interactuar y coincidir”.

El Centro cuenta con diferentes espacios en los cuales se brindan talleres a los que denominan procesos de desarrollo de capacidades y estos están vinculados con diferentes organizaciones y fundaciones, se enseña costura, estilismo, panadería, también se da clases de ingles y regularización para concluir el bachillerato.

En el área de la salud brindan atención psicológica de manera individual, grupal, de pareja; detección de VIH con asesoría antes y después de la prueba, vinculación a los servicios de salud. Espacios culturales de teatro, danza y espacios acondicionados para talleres y conferencias; y esto aún no terminaba… La coordinadora dijo “venga que tiene que ver la terraza” la seguí presuroso y mi sorpresa fue encontrarme con una terraza en la cuál tienen huertos urbanos, sí, huertos urbanos.

El centro también realiza actividades con los habitantes de la calle, a quienes les facilita una ducha y se les proporciona ropa para que se cambien y un kit de aseo.

Pero, ¿por qué es importante esta iniciativa? Comúnmente este tipo de esfuerzos provienen de organizaciones de la sociedad civil, de redes comunitarias o de grupos conformados por las propias poblaciones, es decir por civiles como tu y como yo. Son muy pocos los esfuerzos que hacen los gobiernos a favor de nuestras comunidades, lo común es que nos ignoren, que incluso promuevan la homofobia, la discriminación y el rechazo, entonces el encontrarte con un espacio desde las estructuras gubernamentales como este, es para alegrarse y para comentarse.

Ojalá en cada ciudad de América Latina se pudiera contar con un lugar así, un espacio en el cual las personas de la diversidad sexual encuentren apoyo, respeto e inclusión.

Tenemos que seguir trabajando para exigirle a nuestros gobiernos que nos tomen en cuenta, que generen acciones a favor de nuestras comunidades, no porque requiramos de un trato especial, si no por el simple hecho de que todas y todos debemos gozar de los mismos derechos. Además, tienen una deuda histórica con nuestras comunidades y poblaciones.

Si algún día vienen a Bogotá, no olviden visitar la Unidad Operativa de Mártires ubicada en Carrera 14 bis #21- 05 o la Unidad Operativa Teusaquillo que se encuentra en Transv. 17 A Bis #36-74; o bien como dice su actual coordinadora, si tu tienes interés en realizar algo en conjunto con este espacio, “siempre esta buscando la forma de vincularse” así que, apropiémonos y contribuyamos a que crezcan y esto se sepa por todos lados.

Nos encontramos en la próxima.

 

Comentarios