Muere por inyectarse silicón en el escroto; Madre acusa a su relación...

Muere por inyectarse silicón en el escroto; Madre acusa a su relación BDSM

788
Compartir
Así lucían los testículos de Jack.

SEATTLE.- Jack Chapman, un joven australiano de 28 años, radicado en Seattle, en el estado de Washington, Estados Unidos, murió por complicaciones respiratorias, propiciadas por las inyecciones de silicona líquida que se inyectaba en el escroto.

Jack Chapman cambió su apellido por el de Hafertepen.

Aunque tenía una pareja, Chuck Osborn, ambos formaban parte de la familia poliamorosa BDSM (Bondage, Dominación, Sadismo y Masoquismo) de Dylan Hafertepen.

Dylan Hafertepen y Jack Chapman.

Las autoridades de Salud, en los Estados Unidos, advertido  sobre los peligros de la silicona inyectable, que puede causar desfiguración y lesiones graves o la muerte.

Estas peligrosas intervenciones en los glúteos, mamas, pene o testículos suelen causar graves lesiones irreversibles a consecuencia del desplazamiento de la silicona por el organismo.

La madre acusa a su relación poliamorosa

Por otro lado, la madre de Chapman, Linda Chapman, cree que Hafertepen es culpable de la muerte de su hijo. Según declaró a medios de comunicación en Australia, su hijo cambió abruptamente después de marcharse con Hafertepen.

La mujer dijo que encontró un contrato mediante el cual su hijo se convirtió en uno de los “cachorros” de Hafertepen y estaba obligado a obedecerlo, al punto que “el cuerpo y la mente” del “cachorro” le pertenecían a Hafertepen.

Lincha Chapman.

“No se trata de ser gay. Se trata de abuso, de manipulación”, denunció Chapman, quien dijo también que no le avisaron que su hijo estaba enfermo o ingresado en el hospital.

La señora Chapman, dijo que está dispuesta a llegar hasta el final con una investigación para averiguar por qué su hijo escribió un testamento de 200 mil dólares, tres semanas antes de morir y quién fue la persona que le inyectó la silicona líquida que lo llevó a la muerte, dijo en la entrevista.

Comentarios