Estado laico, ¡Ya!

Estado laico, ¡Ya!

820
Compartir
laico-21“La Moral y la Decencia han sido, por tradición, encausadoras de almas hacia las buenas costumbres de nuestra sociedad.

Por desgracia, la Moral amaneció tirada de borracha el martes cerca de la estación del tren, y la Decencia, hace meses que vive en pecado con un hombre.”
©Alfonso Macías, 1998.

Hablemos un poco sobre lo que Foucault describía como “El Panóptico”: una fuerza oculta encargada de vigilarnos a todos desde todos los ángulos y en todos los momentos; el ojo avisor del que no escapa nada, ni un detalle; ni siquiera un detallito del detalle. Todo lo ve, todo lo juzga, todo lo clasifica, lo califica y lo condena, pero aunque su memoria es infalible, no es capaz de aprender; no lo necesita porque ya está todo escrito.

El panóptico es por definición, el principal enemigo moderno de la libertad porque su vigilancia tiene una peligrosa instrucción: controlar los actos de las personas desde el control de sus pensamientos.

Podríamos pensar en el panóptico como “El Gran Hermano” que describía George Orwell en su novela “1984”, o ese complicado sistema, mezcla de telecomunicaciones y espionaje que aparece en la película “Brasil” de Monty Python (1985) pero no necesitamos “futurear” para conocer el panóptico: Hemos vivido con él desde hace más de 5000 años y cambia de nombre de acuerdo a la época y el lugar. Entre los cuates, lo apodamos “religión”.

laico-3

Las religiones nos controlan, moldean nuestros piensos, deciden por nosotros y representan una cómoda manera de vivir sin compromiso: Soy aquello que me dicen que sea, me caso con quien me indican, educo como fui educado, y nada más… Y en verdad, no hay más. Este sistema está hecho para reproducirse a sí mismo ad infinitum, per saecula saeculorum.

Todo esto podría sonar más o menos bien, pero ¿qué crees? Un día muy lejano en el pasado, las personas descubrieron que esta maquinaria maravillosa en la que vivimos –el cuerpo humano- está siendo sub utilizada porque los principios religiosos no nos permiten usar dos de nuestros más importantes sistemas: el cerebro y la sexualidad y entonces, seguir al pie de la letra las indicaciones y preceptos de la gran mayoría de las religiones, resulta un desperdicio, como si usáramos un iPhone 7 solamente para mandar mensajes de texto y nada más.

Puedo seguir por páginas y páginas abordando el tema, pero no ha lugar. Quiero referirme mejor al proceso de liberación de las personas al respecto de las religiones, que hemos ido consiguiendo mediante la evolución del pensamiento, y que nos ha tomado más de 500 años en este mundo occidental, y que desde hace más de dos siglos, comienza a difundir una idea que, aunque muchos vean como satánica, es en realidad la gran panacea que permite que todos tengamos la libertad, si queremos, de tener la religión que se nos antoje de creer en lo que nos dé la gana: el ESTADO LAICO.

laico-14

Un Estado laico no representa un estado sin religiones, al contrario; garantiza la coexistencia de todas las creencias e ideas en un mismo país, y genera la normatividad que regirá el orden social, de manera que todos y cada uno de los integrantes de una sociedad, tengamos las herramientas necesarias para decidir sobre nuestra vida: profesión, ocupación, casamiento, tener hijos o no, cómo educarlos (en su caso), forma de vida, dónde vivir y con quién, hábitos y costumbres, y hasta nos permite decidir qué cenaremos en las navidades en caso de que (también) decidamos festejarlas.

Los avances sociales, culturales y hasta tecnológicos, han sido posibles en gran medida, gracias al Estado laico, porque de otra manera hubiera sido difícil que evolucionaran hasta este punto, o ¿te imaginas cómo se vería un monje franciscano del S.XV usando un teléfono inteligente? Sabemos que ya en el Renacimiento hubo muchos inventos revolucionarios, algunos de los cuales, nos llegan en los dibujos del buen Leonardo, pero seguro muchos otros, terminaron rostizados por la Inquisición (que de santa, no tuvo nada).

laico-9

El Estado laico garantiza, en lo esencial, libertad y debe siempre ir acompañado de Educación Laica y Científica, es decir, que dejando de lado las creencias religiosas (que es la educación que debería darse en casa y que depende de la conciencia de cada familia), podamos construir un abanico de opciones sobre nuestro futuro personal, familiar y social, mediante una serie de herramientas y entrenamientos que recibiremos a lo largo de nuestra infancia y juventud, de acuerdo a nuestra capacidad y desarrollo.

La protección que nos brindan los Derechos Humanos en su totalidad, sólo es posible en un Estado laico, la emancipación de las mujeres, los Derechos de las niñas y niños y otras muchas ventajas que nos brinda “la modernidá”.

laico-2Todo suena ¡re-bien! (lo sé), pero lamentablemente en fechas recientes, por todo el mundo han surgido grupos religiosos fundamentalistas que ponen en jaque la laicidad de los estados: los que vemos con más terror, son los de los países de Medio Oriente, el gobierno de Irán es un ejemplo, el Estado Islámico y otros más, que para darse a conocer y hacer sentir su fuerza, ejecutan personas en las plazas públicas con los métodos más crueles y a la vista de todos, generando con ello obligada obediencia porque la amenaza, no sólo es en el “más allá”, sino también en el “más acá”.

Nosotros, en México y en general en América Latina, tendemos a creer que “eso pasa allá”, “de aquel lado”, “le pasa a ellos”, como si sucediera en otro planeta, pero no queremos ver que la amenaza es más que real: es inminente e inmediata. El mismo tipo de mentalidad que han desarrollado estos grupos, se está siendo sembrada en gran cantidad de personas en estos amados países nuestros.

laico-16

No es de extrañar que sea la misma ideología (si, lo siento: “ideología”, aunque la palabra les saque ronchas) que propulsó movimientos como el Nazismo en Alemania, el Franquismo en España, el Stalinismo en la Unión Soviética y alentó la existencia de dictadores como Pinochet, Videla y muchos más, porque las condiciones estaban dadas para ello: los fanatismos crecen como síntomas de una fuerte depresión generalizada producida por grandes crisis en los países, que afectan la economía de las familias hasta que sienten que ya no hay más esperanza ni futuro: Dejan de creer no sólo en el sistema, sino en sí mismas, y cuando la gente deja de creer en sí misma, aparece un dios salvador que si bien no resuelve nada, les hace sentir menos solos e indefensos.

Las circunstancias para que esto suceda en nuestro país y en muchos más de continente, son ideales y la gran mayoría de las personas ven pasar las cosas sin tomar cartas en el asunto.

No se trata en sí, de defender el matrimonio igualitario o de que podamos adoptar o no: esos son los pretextos que utilizan. Lo han estado diciendo (con un discurso todo chueco y sin fundamentos): “A mis hijos los educo YO” con todas las consecuencias que podría tener dejar la educación en manos de personas que ni siquiera entienden lo (muy poco) que leen.

laico-10

Es trabajo de todos defender a capa y espada el Estado laico usando para ello toda la presión que seamos capaces de ejercer, cada quién desde su trinchera, sus habilidades y su inteligencia y lo más importante: Los ataques a la laicidad del Estado no afectan sólo a la colectividad LGBT. Si muere el laicismo, muere con él la libertad.

laico-13

Comentarios