‘Inspección secundaria’: La transnacionalidad a la mano de Omar Pimienta

‘Inspección secundaria’: La transnacionalidad a la mano de Omar Pimienta

184
Compartir
Inspección Secundaria, por Omar Pimienta, a través de Ediciones Atrasalante.

“El primer migra en interrogarme fue mi madre:

¿cómo se llama tu papá? Marcos Ramírez

¿cómo se llama tu mamá? Sara Pimienta

¿dónde vives? en Nacional City

¿a qué fuiste a Tijuana? a visitar a mi abuela

y así practicando antes del cruce

mucho antes de saber leer y escribir

aprendí a mentir mirándote a los ojos”.

La relación histórica de México con su vecino del norte, la todopoderosa United States of America, ha tenido siempre sus fricciones y, sin embargo, el intercambio cultural que ambos países han tenido el uno con el otro es innegable.

Millones han sido las personas que han nacido en la frontera de México-EEUU y, ya sea por cuestiones económicas o familiares, se ven forzadas a crecer entre dos culturas con historias entrelazadas.

Omar Pimienta, artista interdisciplinario, creció entre Tijuana y San Diego, la frontera más transitada de todo el mundo, y si hay alguien a quien se le deba prestar atención al hablar sobre sentimientos transnacionales, es a él.

Omar Pimienta, artista fronterizo.

“Inspección secundaria”, a través de Ediciones Atrasalante, es el título de la antología que recopila las obras del artista mexicano Omar Pimienta: “Primera Persona: Ella” (2004), “La Libertad: Ciudad de paso” (2006) y “Escribo desde aquí” (2010). El libro, en su conjunto, consta de poemas y obras literarias, que brindan sentimientos, recuerdos y desgarres emocionales que dan voz a la transnacionalidad, así como a la condición de crecer sin una madre entre dos naciones.

El artista expone las fracturas culturales existentes en las relaciones entre Estados Unidos y México, así como las diferencias sociales que nos hacen mantener un vínculo en común con nuestro vecino Mr. First World.

“Inspección secundaria” es más que una antología poética: se trata de la evidencia de maduración de un artista mexicano criado en la frontera. En sus primeros poemas, dedicados casi en su mayoría a la memoria de su madre, podemos encontrar emociones y escenarios completamente identificables para los mexicanos. El artista no tiene miedo en exprimir su memoria, ni en desnudar sus vivencias.

Mientras uno continúa leyendo, los cambios en su poesía son notorios, su tono político y crítico resulta inevitable, hasta volverse presente en casi todos sus poemas.

La identidad del autor pareciera que siempre está en crisis: ¿qué tan mexicano soy?, ¿qué tan estadounidense quiero ser?, ¿cuál es el futuro de los seres humanos que nacen con más de una identidad sociocultural?

Sus obras ceden a la curiosidad de los lectores, en especial de aquellos latinoamericanos que, para bien o para mal, han sentido siempre que nuestra historia e identidad cultural está aunada a la de Estados Unidos.

Comentarios