‘No obvias’: homofobia y discriminación dentro de la Comunidad Gay

‘No obvias’: homofobia y discriminación dentro de la Comunidad Gay

2311
Compartir

Todo homosexual  asiduo usuario de aplicaciones para ligues y encuentros sexuales con otras personas gay se podrá percatar más temprano que tarde de la terrible homofobia dentro de nuestra comunidad LGBTTTQIA.

Frases tan absurdas como “soy varonil y busco lo mismo” me hacen preguntarme constantemente al punto de la obsesión en que momento nos convertimos en nuestros propios enemigos, utilizando etiquetas y adjetivos con el afán de hacer menos los demás. Algunos usuarios más heteronormados y agresivos no paran de embestir contra la comunidad Travesti, Transgenero y Transexual (TTT) escribiendo cosas como “cero vestidas” olvidando que este colectivo TTT es el responsable y a quienes les debemos el nacimiento de la lucha por nuestros derechos, en un -al parecer ya muy lejano y olvidado- Stonewall Inn en el año de 1969*.

Stonewall Inn.

Estimado amigo heterosexista; sin ánimos de ofenderte y a título personal te recuerdo que a esas personas a las que llamas de manera despectiva “vestidas” en un pasado no muy lejano fueron quienes hartas y hartos de la represión contra nuestra diversidad e identidad de género se arriesgaron el pellejo por una lucha real, que iba mucho más allá de solo conseguir espacios para ejercer nuestra sexualidad y lugares donde poder ir a bailar y ligar; estas personas luchaban por que todas y todos pudiéramos tener un reconocimiento ante la sociedad, para dejar de vivir en los guetos y con el miedo constante de ser arrestados por la policía o ser agredidos sin poder exigir justicia; atentados que aún hoy casi cincuenta años después siguen pasando en todo el mundo.


“No obvias ni pasivas” rezan algunos otros perfiles, como si el acto de la sexualidad, que está ligado al placer y la confianza se redujera simplemente a un juego de poder donde uno debe dominar al otro, una dinámica que en vez de expresar nuestro carácter humano y social seamos simples competidores por un poder inexistente a la hora de expresar nuestra sexualidad y pasiones físicas. Por otro lado, todo lo que hay detrás de tu heteronormatividad no es más que un largo proceso de marketing que a lo largo de las décadas y de la mano del capitalismo a intentando -y probablemente ya lo logró- en convertirte solamente un consumidor más de un estilo de vida que nada tiene que ver con los derechos que aún tenemos por conquistar siendo una comunidad diversa y vulnerable.

Los actos de dominación en las relaciones de pareja no son historia nueva, llevan siglos produciendo en parejas heterosexuales y en décadas recientes esta práctica se ha contagiado a las relaciones no heterosexuales; el fin sin sonar simplista es que habiendo estas relaciones de poder es mucho más fácil el control social y desviar la atención por las luchas sociales que nos competen.

No todo en estas apps es blanco o negro, al igual que la vida real, está llena de una gran gama de colores y contrastes -como nuestra bandera del orgullo- por ello y al pertenecer a un colectivo con tanta historia de aguerridas movilizaciones a la par de otros, que igual sufren de la represión del estado y las autoridades debemos ser conscientes de nuestra historia y no promover la discriminación interna LGBTTTQIA. Si eres de estos individuos de la diversidad que juzgan a los demás por su apariencia, identidad y forma de expresarse no olvides que personas con esos mismos “comportamientos” décadas atrás perdieron la vida, fueron condenados a muerte, a pasar sus vidas en prisiones, rechazados por sus familias y amigos para lograr algunos avances importantes; no para que juzgues y rechaces a otros miembros de la diversidad sexogenérica y menos aún para tomar un papel de pasividad ante los fenómenos sociales que azotan al mundo actual.


HISTORIA GAY

*Retomando un poco de historia general LGBT+ en 1969 un grupo de Travestis reunieron el coraje tras una serie de redadas policiacas en el centro nocturno Stonewall inn en Nueva York, Estados Unidos, de este modo una serie de protestas que duraron semanas, homosexuales, lesbianas, bisexuales y más miembros de la diversidad lograron replegar a la Policía y hasta el día de hoy se considera este hecho un parteaguas en la conquista de nuestros derechos.

En 1978, pero en la ciudad de México y por la conmemoración y protestas a los 10 años de la masacre de Tlatelolco sale a las calles el primer contingente LGBT en nuestro país, para que un año más tarde tuviéramos nuestra propia marcha, apoyados por cientos de heterosexuales que eran estudiantes y obreros que se solidarizaron con nuestra lucha.

Ciudad de México (AGN)

Y en 1984 en el Reino Unido en el marco de la llegada del neoliberalismo a occidente la primera ministro Margaret Thatcher arremete contra los mineros de todo el país, tras este hecho y ya iniciadas las huelgas en decenas de minas británicas un grupo llamado Gays y Lesbianas Apoyando a los Mineros surge una más de las alianzas entre obreros y diversidad que en 1985 logra una de las primeras marchas masivas LGBT en Londres, con la participación de miles de mineros agradecidos por la ayuda brindada de la mano de la diversidad.

Comentarios