No te metas con mis hijos, Iglesia Católica

No te metas con mis hijos, Iglesia Católica

641
Compartir

El pasado 2 de junio nos enteramos de que el polémico Cardenal Primado de México, Norberto Rivera Carrera iniciaba su proceso de renuncia a su cargo, toda esta información saturó las redes sociales en minutos; si bien Rivera podrá permanecer algunos años más como “arzobispo emérito” y su partida de la basílica responde más cuestiones de edad y protocolo, se han reavivado las polémicas acusaciones de las que el líder religioso ha sido acusado.

Autos de lujo, viajes de primera clase, el haber estado implicado directamente en el caso “El Expediente Secreto de la Boda Peña Nieto-Rivera”, la venta de los derechos de la virgen de Guadalupe agregando además nexos con políticos mexicanos y empresarios; esto han llenado de una justificada mala fama al Cardenal, que con 75 años de edad y 22 en el cargo de Arzobispo Primado de México; se ha convertido en uno de los principales sospechosos de organizaciones como Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual (SNAP, por sus siglas en inglés) quienes lo acusas recientemente de encubrir a por lo menos 15 sacerdotes acusados de abuso sexual y pederastia.

Pero la turbia historia de Carrera no comienza en días recientes; basta con remontarnos a 1997 cuando comenzaron a publicarse en prensa los primeros reportajes sobre Marcial Maciel, director de la Orden de los Legionarios de Cristo y ex rector de la Universidad Anáhuac, Rivera se empreñó no solo en calumniar al periodista sino también de tachar de “mentirosos” a quienes acusaban a Maciel por años de abuso sexual, físico y psicológico. Para 2006, Norberto, ya con un historial de lujosos gustos como el golf, restaurantes caros y un estilo de vida que solo pocos miembros de las elites pueden permitirse vuelve a las primeras planas, casi once años después, aun defendiendo a Marcial.

Hablando un poco de contexto internacional; estas acusaciones en contra de la Institución Católica y sus abusos contra menores se unen a los escándalos de encubrimiento que se reportarían desde el 2000 hasta 2006 en diario The Boston Globe y que sería un parteaguas para indagar sobre estos casos clericales a nivel mundial; investigaciones que fueron merecedoras del premio Pulitzer 2003 y una posterior adaptación cinematográfica en 2015, titulada Spotlight, dirigida por Tom Mc Carthy y ganadora del Oscar a Mejor Película.
Otro de los sucesos más sonados ha sido el crimen que desde 1969 sigue sin resolverse en Baltimore, donde una monja llamada Cathy Cesnik es asesinada; según pruebas, testimonios y filtraciones. El crimen evidenció por primera vez de manera publica la corrupción y apatía de las autoridades católicas modernas; todo cuando una red de abuso sexual se descubre en la secundaria católica Keoug, donde se implicaban sacerdotes, policías, políticos y comerciantes locales. Investigación llevada a Netflix en 2017 bajo el nombre de The Keepers y dirigida por Ryan White.

De regreso en México; para 2010 unos nuevos reveses en contra de Rivera salen a la superficie, el ciudadano mexicano Joaquín Aguilar Méndez, presidente en México de la SNAP, acusó a Rivera y al cardenal Roger Mahoney de encubrir ambos al sacerdote Nicolás Aguilar, quien abusó del acusado cuando este era niño. Esta declaración llevó a Rivera ante una corte federal donde declaró su inocencia; y la impunidad relució de nuevo, al momento de que el caso fue ignorado el arzobispo acusado, al igual que en casos pasados en Boston, Maryland, España etc. fue reasignado a una nueva iglesia en una ciudad apartada de las acusaciones y sospechas.

El pasado 5 de junio se dio a conocer según diversos portales, que la PGR está investigando al toda vía hoy Cardenal Primado, por el encubrimiento de 15 curas acusados de prácticas pederastas; noticia histórica en nuestro país, pues no es común llevar a altos jerarcas de la iglesia a instancias de este tipo, sumado, a que la denuncia fue presentada por los exsacerdotes Alberto Athié y Jesús Romero Colín, quienes dijeron que la Arquidiócesis de México tenía conocimiento de esto y que no lo denunció en su momento.

No es secreto para nadie que la Iglesia Católica (también una de las más grandes mafias y empresas del mundo) se tambalea cada vez más, al punto de, en los últimos años, llega a tener grandes contradicciones dentro de sus grupos internos; con un papa “Latinoamericano” y que ellos llaman “del pueblo”, pero blanco, de ojos azules y posición económica privilegiada; supuestamente progresista, pero aun así en contra de la comunidad LGBTTTIQ; con campañas en contra de la ideología de género, con el absurdo pretexto de proteger a los niños, mientras ellos, líderes religiosos, han durante décadas arruinado la vida de miles de personas con las consecuencias de sus abusos, orillando a las victimas sobrevivientes a una pésima calidad de vida, con traumas, problemas de alcoholismo, drogadicción y suicidios.

Este tipo de instituciones reaccionarias y empeñadas en continuar preservando una gran red llena de dinero, abuso sexual y poder ha sido pieza angular para la sistemática represión de nuestros derechos; gran parte del rezago que vive nuestra comunidad LGBTTTQI hasta hoy día ha salido de esta iglesia, de la misma manera en la que han cuartado la libertad de desarrollo y decisión sobre sus propios cuerpos a las mujeres y más recientemente también a los niños y niñas de la comunidad TTT.

 

Comentarios