‘Norberto Rivera: El Pastor del Poder’

‘Norberto Rivera: El Pastor del Poder’

1544
Compartir
El Jueves 26 de Octubre a las 6 de la tarde en El Alear, nos dimos cita activistas de los Derechos Humanos, sociedad civil, religiosos y expertos en temas de religión, todos reunidos para la presentación del libro «Norberto Rivera EL PASTOR DEL PODER», contando Cristina Sada Salinas como presentadora del libro y anfitriona además de Bernardo Barranco (Coordinador del libro), Alberto Athié, Pbro José Manuel Guerrero y Fray Julián Cruzalta.
El Pastor del Poder es un libro coordinado por Bernardo Barranco en donde reúne textos de Rodrigo Vera, Eugenia Jiménez, Alberto Athié, Jenaro Villamil entre otros y denuncia al arzobispo Norberto Rivera, por los excesos y extravíos, la impunidad religiosa y su hermandad con el poder político de México, siendo hoy en día una de las figuras mas obscuras del poder clerical.
El libro contiene parte de los escándalos, como encubridor de varios sacerdotes pederastas, especialmente el Sacerdote Marcial Maciel hasta llevar ese poder a la silla presidencial, donde anula un matrimonio con tal que nuestro presidente tenga una boda cristiana y moral.
Se habló de mucho en esta reunión, logrando acotar a que no es un libro para descalificar a la Iglesia Católica, a pesar de verse involucrados el Papa Juan Pablo al encubrir a Marcial Maciel y a Norberto Rivera, hasta llegar al actual Papa Francisco, el cual no ha efectuado ningún procedimiento con todas las herramientas que cuenta para detener el abuso a menores de edad, además de la violencia generada a poblaciones como son las mujeres, comunidades de la diversidad sexual entre otros abusos cometidos y que son muestra del poder absoluto que les ha permitido navegar tanto en el mundo religioso, social y político de nuestro país. Se aborda la relación de Norberto Rivera con Juan Jacobo Dabdoub y ahora con el movimiento por la Familia, sobre cómo ha llevado el estandarte del poder moral en México, propiciando el cansancio y la deserción de católicos hartos de una Iglesia que se esta quedando hundida en sus prejuicios y conceptos morales basados en la impunidad.
A final, dentro de las conclusiones hablan sobre que no se trata de agredir a la Iglesia o incitar a dejar las filas de la fe, sino que invita a que participemos y nos involucremos a participar y empujen a este siglo a nuestras iglesias, hablar de que tenemos que tener un compromiso moral y detener estos abusos por medio de la denuncia de frente a nuestras autoridades.
El abuso infantil sólo podrá ser detenido a medida que nos atrevamos a  denunciarlo, en lugar de quedarnos calladas y callados por miedo al juicio o mayor daño a nuestros menores.
Comentarios